Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El vestuario ya no está con Juande

José Manuel Estrada 'Pipi' José Manuel Estrada 'Pipi'

Con las derrotas han llegado las verdades. El Real Madrid no sólo tiene que aguantar deportivamente como pueda hasta que se acabe la Liga, vaya dos jornadas tan largas que les quedan a los blancos, sino que también tiene que empezar a lidiar con otros temas extradeportivos que nada tienen que ver con las elecciones. El vestuario parece haber dicho basta.

Juande Ramos llegó como un soplo de aire fresco a un Real Madrid que estaba cuarto en la tabla y muy lejos de los puestos punteros de la clasificación. El manchego se ganó al vestuario con sus 17 victorias que, sin embargo, escondían algo que contamos a continuación. Y es que en esa racha triunfal Juande consiguió resultados, pero también dejó cadáveres en el camino. Y eso le ha empezado a pasar factura.

Ejemplos, varios. Uno de ellos el de Guti y ese encontronazo con el segundo capitán de la plantilla, otro puede ser el señalar a Sergio Ramos como culpable de la derrota contra el Barcelona en el Bernabéu o, por destacar otro, el sustituir a uno de los jugadores más comprometidos y dignos con el escudo como Miguel Torres en el partido del fin de semana pasado contra el Villarreal. Por eso existe una sensación en el vestuario sobre el míster que, en esta recta final de Liga, sólo busca salvar su puesto a toda costa sin importarle las víctimas que se pueda cobrar hasta el 31 de mayo. Si no, que se lo digan a Faubert. El francés fue, aunque el entrenador lo niegue, petición que Juande Ramos pidió expresamente a Miguel Ángel Portugal. El francés no es que no haya jugado, sino que se siente traicionado por un hombre que le trajo y que no le ha dado ni bola. Al igual que ocurrió con Palanca, el chaval de la cantera que dio la cara, y de qué manera, en la primera derrota de Juande en el Camp Nou y que, misteriosamente, desapareció de las convocatorias de un plumazo.

En el fútbol, cuando se gana, ganan todos y, cuando se pierde, pierden todos. Ése ha sido el error de Juande. Echar la culpa a los futbolistas no es la solución: ellos creen que Juande les ha faltado al respeto con esas actitudes que provocan de las derrotas. Y es que el vestuario tendrá sus diferencias o deficiencias, pero la dignidad perdura pase lo que pase y ven en Juande a un traidor. Parecía que el Real Madrid estaba sumido en una luna de miel perpetua mientras duraron los días de vino y rosas, pero tras el 2 a 6 contra el Barcelona se ha visto la realidad de una persona que ha enseñado la patita, algo que los jugadores nunca le van a perdonar a Juande Ramos.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información