Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Se desvían del plan

Alejandro Alcázar Alejandro Alcázar

Florentino y Valdano han ilusionado al madridismo con los cuatro refuerzos que han sumado. Los otros dos son herencias de anteriores etapas, que han asumido con gusto, Negredo y Garay, aunque al goleador puedan utilizarlo como moneda de cambio en algún fichaje.

Hasta aquí todo perfecto. Cristiano, Kaká, Benzema y Albiol son una base más que suficiente como para que el madridista pueda soñar despierto. Una base que se apoye en lo que ya hay visto que los objetivos prioritarios que tienen en la agenda, Ribery, Silva, Arbeloa y Xabi Alonso, se están complicando más de lo esperado.

Se han empeñado en que si no vienen esos dos, hay que buscarles sustitutos y puede ser una equivocación. Si cabe, deberían buscar un buen lateral zurdo que es el único puesto que baila sin un especialista que reparta su esfuerzo con Marcelo. Por lo demás pienso que la plantilla tiene mimbres suficientes como para no seguir volviéndose locos rastreando un mercado que está demasiado agresivo contra todo lo que pueda interesar al Madrid. No falta quien aprovecha la coyuntura para utilizar el poder de magnetismo que tiene el nombre Real Madrid para poner su producto en el mercado como Maicon o Mata. Dos buenos jugadores que creo no superan a lo que ya tiene a sus órdenes Pellegrini.

No me gusta que Florentino mire con desdén lo que fichó Calderón y que intente ponerse a su altura haciendo desaparecer todo vestigio que relacione los posibles éxitos venideros con el ex presidente blanco. El Madrid está por encima de los dos y Florentino tiene la credibilidad que le da su política ante un Calderón que él mismo cavo su tumba y con mucho esfuerzo. Oigo los nombres de De Rossi, Mascherano, Cazorla, Ibrahimovic, Maicon… y se olvidan que en el vestuario hay jugadores como Sneijder, Huntelaar, Heinze, Negredo, Van der Vaart, Metzelder, Robben… que han demostrado su compromiso con este club. El nombre de moda es ahora De Rossi sin reparar que el equipo tiene a tres medios centros de primer nivel tan buenos o mejores que el italiano como Lass, Gago y Diarra.

Le querría recordar a Valdano y a Florentino que esta plantilla ha ganado dos Ligas consecutivas. Que ha hecho del esfuerzo su bandera con victorias épicas que han alimentado el orgullo blanco y que necesitaba un salto de calidad como el que han asegurado ya. Aquí sólo ha fallado una cosa y esa ha sido la gestión de Calderón, que ha pisoteado hasta decir basta la imagen del Real Madrid. Quizá el madridismo espera una acción de Florentino por ahí y no por sed de venganza, sino por devolverle al club esa integridad que le arrebató su antecesor para que no vuelva a ocurrir. De momento Florentino ni ha amagado en este sentido y sus únicas acciones han sido cambiar el paso con fichajes imposibles que han devuelto el nombre del club a las portadas de todo el mundo. Pero no ha levantado ni una alfombra como se esperaba. Sólo los socios del club y los medios de comunicación han denunciado las formas de Calderón. Florentino, no.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información