Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El desánimo acecha al Castilla

Alberto Piñero Alberto Piñero

Han pasado nueve jornadas de liga en la Segunda B española, y en este tiempo el Real Madrid Castilla ha sumado nueve puntos. Si se analizan estos números, por una parte se puede comprobar que sólo ha cosechado dos derrotas, una cifra considerablemente pequeña y más si se tiene en cuenta que estos dos partidos perdidos fueron en las dos primeras jornadas. Sin embargo, a pesar de que lleva un mes y medio sin caer derrotado en liga, hay que mirar las estadísticas desde el otro lado del prisma. Y es que sólo ha sumado una victoria por seis empates en las otras siete jornadas.

La crónica de Defensa Central del partido que jugó el filial ante el Alcalá el domingo pasado se titulaba “Al Castilla le faltó suerte”, algo a lo que un aficionado replicaba a través de un comentario, alegando que siempre que no ganaba era “por la suerte, por los árbitros” o por otras cosas, pero que nunca se decía si realmente “había equipo para más” o no. Y la verdad es que esa es una pregunta difícil de responder.

Hay un equipo joven y con mucha calidad, pero lastrado a veces por esos fallos propios de la inexperiencia en una categoría donde muchos rivales doblan en físico y edad a los chicos de La Fábrica. Sin embargo esto no puede hacer olvidar que es cierto que al Castilla concretamente le está faltando algo de suerte en momentos concretos durante esta temporada, y el ejemplo más cercano se dio el domingo ante el Alcalá.

“Dominamos los partidos, llegamos muchas veces con claridad, pero no tenemos suerte arriba y los rivales sin embargo llegan una vez y nos marcan” me comentaba un jugador del filial el domingo tras el partido, fiel reflejo de lo que ha sucedido en muchos de los nueve encuentros que ya han pasado. Y este mensaje parece que se está propagando por el vestuario, pues se pudo escuchar varias veces el domingo. Hace unas semanas todos hablaban de lo buena que era esta racha sin perder, pero hoy se busca ya empezar a sumar de tres en tres porque de un pasito en un pasito la cabeza de la tabla poco a poco se va alejando.

El desánimo acecha pues al Castilla, y sólo un triunfo a corto plazo podría revertir esa situación e impedir que se apodere del vestuario, porque los empates sólo se hacen buenos cuando se acompañan de victorias.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información