Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Adiós a la ilusión

Alberto Piñero Alberto Piñero

Vergonzoso, ridículo, escandaloso, humillante, etcétera, etcétera. Muchos son los adjetivos que se han utilizado para calificar el partido de anoche entre el Real Madrid y el Alcorcón… y si hay alguien que no pudiera ver el encuentro, he de corroborar que todos valen. Y es que lo del partido de ida en el Municipal de Santo Domingo fue una metedura de pata garrafal, pero lo que es imperdonable es lo de ayer, que se vuelva a caer en el mismo fallo quince días después: igual desidia, la misma desgana, escaso orden, mínimo pundonor y cero de espíritu.

Es cierto que en Alcorcón el Madrid perdió por 4-0, pero es que es casi peor lo visto anoche en el Santiago Bernabéu, porque queda la sensación de que no se ha aprendido nada desde el primer batacazo contra los de Anquela. Puedo llegar a entender la decisión de Pellegrini de jugar con dos mediocentros defensivos para intentar robar el balón en campo contrario como argumentó anoche, pero no comprendo por qué tienen que ser Gago y Diarra, que no demostraron estar en mejor forma que por ejemplo Mosquera, del Castilla. Al igual que tampoco entiendo qué hace Lass en el lateral derecho y Marcelo en el banquillo, o por qué el técnico volvió a prescindir de los extremos cuando en estos últimos tres partidos con el brasileño fijo en una banda era cuando mejor se había jugado.

Estas dos semanas no han valido para nada, han vuelto a desviarse del camino, se ha regresado a la misma situación de vacío futbolístico que cuando terminó el partido en Santo Domingo, y además ayer Pellegrini sí que dio motivos para emprenderla con él por cómo planteó el partido teniendo en cuenta los antecedentes. A día de hoy, el halo de ilusión que se creó en pretemporada ya ha desaparecido, y aunque haya que tener paciencia y tenerla durante algo más de dos meses para que este proyecto cuaje, también hay que alzar la voz cuando no se hacen las cosas bien. Y anoche no se hizo bien absolutamente nada ni desde el césped ni desde el banquillo, y además, se perdió una oportunidad inmejorable de mandar un mensaje de autoridad a todos los rivales con los que se va a encontrar esta temporada.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información