Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Aunque sea colonia, de vez en cuando cae fuera del tiesto

Alberto Piñero Alberto Piñero

Parece que después de la alegría del Mundial y de la excitación por esa Liga que está poniéndose a punto, ha llegado el turno de las meteduras de pata. Ahí está la de la Federación Española haciendo públicas unas pruebas del calendario de la Liga un día antes. Ahí están las de Ribéry y Benzema, porque desde luego hay que tener muy mala pata o tener muy pocas luces para verse involucrados en un tema de prostitución con lo que son y lo que representan socialmente (aunque no hayan sido siquiera declarados culpables). Y también, cómo no, la de Guardiola al asegurar que no pueden competir con el Madrid “en ceros”.

De verdad que la carrera del técnico blaugrana es de admirar, y no será aquí donde se le reste ni un ápice de mérito de todo lo que ha logrado. Pero precisamente por ello, debería abandonar ciertas actitudes. De momento, desde el sector de los medios de comunicación así como por parte de los aficionados, a Guardiola se le consiente todo. Es un hombre que a día de hoy hasta mea colonia, pero eso sí, hay veces que mea fuera del tiesto. Y el otro día fue una de esas ocasiones en las que nuevamente pecó de hipócrita, de falso humilde y donde puso medio pie al otro lado de la línea que separa la sinceridad de la provocación.

Conste que a pesar de ello es entendible el discurso del entrenador blaugrana. Era la primera vez de la temporada que comparecía en rueda de prensa, y querría reducir así la euforia entre sus pupilos y entre el barcelonismo al recordar que el Madrid sigue siendo un club temible y que con el poder económico que tiene puede reforzarse aún muy bien en este verano. Sin embargo, las formas del entrenador ya son conocidas entre los que no le bailan el agua cuando no lo merece, y además, no era el momento.

Porque el Barcelona es el club campeón y debería ser el que mirara por encima del hombro al resto sin necesidad de recordar ese victimismo histórico que tanto daño hace al propio club culé y al mismo Real Madrid -por la imagen negativa y prepotente que se proyecta de la entidad merengue-. Y también porque en lo que a ceros se refiere, el Barcelona se ha gastado más que el Madrid en lo que va de verano, porque el año pasado hizo un desembolso fuera de lo normal aunque no fuera tanto como el del Madrid, y porque dos de los fichajes que él mismo exigió el verano pasado como Ibra y Chygrinskiy gastando casi 100 millones de euros ya no le valen esta temporada. Ahora eso sí, seguro que esos mismos que beben del aroma de Guardiola ya tienen cargadas las tintas para disparar a Mourinho en cuanta abra la boca el primer día, aunque él sí que apunte hacia el tiesto.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información