Ir a versión clásica Ir a versión móvil

¿Para qué tres cuando lo puede hacer uno?

Alberto Piñero Alberto Piñero

Después de cinco sesiones dobles de entrenamiento, el viernes fue el día elegido para que este nuevo Madrid de Mourinho disputara su primer ‘partido’, y fue ante el Castilla. Evidentemente fue un encuentro de circunstancias, pues no está ni la mitad del equipo que finalmente compondrá la plantilla merengue, y porque la pretemporada apenas ha consumido sus primeras fechas. Sin embargo, aunque no se puedan sacar conclusiones definitivas, gracias a que desde el club se permitió que la prensa viera la sesión entera sí se pudieron ver algunos detalles concretos.

Como por ejemplo, la presión que hacían los delanteros y los medios en campo contrario para que el rival no sacara cómodo el balón, una de las señas de identidad de los equipos de Mourinho, así como del Barcelona de Guardiola mismamente. O la presencia de dos extremos fijos en la primera parte del partido: Drenthe y Pedro León, que buscaron el desborde y la profundidad en las bandas permanentemente. Dentro de los nombres propios del partido, destacaron Garay en defensa, que estuvo muy rápido en todas las anticipaciones (algo básico si el equipo presiona arriba a los rivales). Y en el centro del campo, también brillaron los propios Drenthe y Pedro León, así como Granero, que se movió muy bien entre líneas como mediapunta, su posición natural antes de que Víctor Muñoz se inventara que El Pirata debía jugar de interior. Sin embargo, también dejó una cierta inquietud.

En la primera mitad, Mourinho dispuso un 4-5-1 con Gago y Lass en el centro del campo, y Granero en la mediapunta, y con esa disposición se tuvo la posesión del balón y a base de toque-toque se llegó a la portería del Castilla. Eso sí, fue un toque-toque algo cochinero (como el famoso trote), y así quedó demostrado en la segunda parte, donde el entrenador compuso un 4-3-3 con Lass-Álex-Juanfran en la medular y tres delanteros como Morata, Joselu y Benzema. Y es que así el equipo ganó en velocidad, verticalidad, y profundidad, ya fuera por el dibujo táctico o porque los canteranos le pusieron un plus de ganas que no había antes. Y eso reafirmó mi inquietud por que finalmente se queden Lass, Gago y Diarra en la plantilla. Y es que se estarían desperdiciando balas.

En una plantilla tiene que haber futbolistas de varios perfiles que te puedan arreglar un ‘descosío’ en un momento determinado. Pero eso sí, tres jugadores como éstos con dificultades para crear fútbol son una multitud innecesaria. Primero, porque Xabi Alonso es un jugador capaz de desenvolverse solo en el centro del campo. Y segundo, porque esas plazas podrían ocuparse con jugadores con más futuro que éstos, y quién sabe si más presente también. Ya se perdió la oportunidad de probar a Mosquera -ahora en el Getafe-, pero aún se está a tiempo de darle chances de verdad a jóvenes como Canales mismamente, o por qué no, al propio Álex Fernández, que también destacó sobremanera en la segunda mitad del partido a pesar de su juventud.

 

PD: Por fin el Real Madrid ha hecho oficial la renovación de Sarabia. Incomprensible que no estuviera en la lista de Milla para la Sub-19, ni entre los ocho canteranos que han hecho la pretemporada con el primer equipo del Madrid. Menos mal que alguien ha puesto algo de cordura, porque de seguir así será seguro uno de los futbolistas del futuro Real Madrid.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información