Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Callejón, Villa, Reyes, Hernández... ¡sólo falta la Esteban!

Alberto Piñero Alberto Piñero

¿Se imaginan que un día de estos un equipo gana un partido en Liga y en lugar de sumar tres puntos le conceden sólo dos? ¿O que a un equipo le permiten jugar con dos porteros? ¿O que un partido termine quince minutos antes del final? Pues aunque pueda parecer descabellado, no descarten que cosas como éstas puedan suceder. Porque al ritmo que van los que rigen el fútbol español, todo puede pasar...

Y es que lo vivido esta semana es de traca ya, y el efecto Mou y la Champions parecen haberlo amortiguado. Primero con los árbitros. Algunos dirán que si son humanos, que están sometidos a mucha presión, que tienen que decidir en muy pocos segundos y demás cosas. Ojo, que son ciertas sí, pero no es menos cierto que la mayoría de ellos son muy malos, y que una gran parte seguramente ni hayan jugado al fútbol después de cumplir los trece años. Porque se puede llegar a entender que hayan puesto el listón muy bajo esta temporada y quieran proteger a los jugadores, y por eso expulsaran a Galán por entrar a Ronaldo, y a Amorebieta por entrar a Iniesta (aunque para mí no eran expulsión ninguna de las dos). Pero lo que no es de recibo es que expulsaran a Reyes y a Eliseu en esta última jornada (recomiendo que busquen las secuencias).

Y si lo de los árbitros tiene escasa justificación, lo de los Comités ya es el colmo. Porque se puede entender que Ronaldo fuera sancionado con dos partidos y Villa sólo con uno (cuando las dos acciones son idénticas), porque al fin y al cabo Mtiliga tuvo que retirarse del terreno de juego con la nariz rota. Pero que Callejón tenga que pagar 3.000 euros por enseñar una camiseta con la cara de Jarque y que el doctor del Real Madrid tenga que estar dos partidos sancionado por quejarse al asistente (¡menos que Amorebieta y que Villa!), es imposible de entender. Y por muchas vueltas que le doy no encuentro la explicación lógica y racional a todas estas actuaciones más propias de un circo.

Todavía en la Federación tendrán la justificación de que las normas son así, y que siguen las normas. Pero se da la curiosa circunstancia de que esas normas se pueden cambiar si es que no son justas ni lógicas. Pero claro, en las asambleas se está mejor dando abrazos que hablando sobre fútbol. Así que no descarten cosas como las que decía anteriormente, porque con estas normas de birli y estos dirigentes de birloque...

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información