Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El proyecto de Mou debe continuar

  • Mourinho es el más adecuado para el Madrid ahora.Porque el mejor entrena a la selección española.
Carlos Carrasco - La Opinión
Carlos Carrasco - La Opinión Carlos Carrasco - La Opinión

 

A punto de terminar la temporada, ya podemos hacer balance del primer año de José Mourinho en el banquillo del Real Madrid. The Special One no ha defraudado. En estos casi diez meses que lleva al frente de la nave blanca hemos tenido de todo. Para bien o para mal, Mou nos ha dado lo que esperábamos de él... y un poquito más. Eso sí, al de Setubal le queda cuerda para rato en el club de Concha Espina. Su proyecto debe continuar.

 

Que Mou no era perfecto lo sabíamos todos. Afición, prensa, directivos y futbolistas conocíamos la peculiar forma que tiene el luso de tomarse las ruedas de prensa. Para él son una especie de 'tercer tiempo' que bien da comienzo o finiquita el partido antes o después de haberse jugado. Las polémicas arbitrales, sus discusiones con técnicos como Preciado, o su particular guerra dialéctica con Pep Guardiola son  ejemplos de la estrategia que sigue Mourinho cuando se le coloca un micrófono delante. Todo vale, según Mou,  para quitar presión a los jugadores y que sean ellos quienes encaren el encuentro en las mejores condiciones posibles.

Así, si algo hay que agradecer al luso es su capacidad para unir al madridismo. Sus ideas han calado en unos jugadores que se han dejado la piel sobre el terreno de juego. El vestuario está con él y la afición...Gran parte de la hinchada blanca le ha tomado como su gran ídolo.

Tácticamente también ha ofrecido una idea. Mejorando, al menos en apariencia, lo que dejo Pellegrini. El equipo es mucho más solido que en temporadas anteriores. El centro de la defensa ha dejado de ser un problema y la explosión de Marcelo ha servido para que , por momentos, recuerde a ese Roberto Carlos que hace 10 años deslumbraba al Santiago Bernabéu. Además, hay fondo de armario con hombres como Garay y Albiol. Sergio Ramos ha estado bien, Arbeloa se ha confirmado como el perfecto comodín defensivo y a Carvalho le ha bastado sólo una temporada para convertirse en 'el jefe'.

En el centro del campo dos descubrimientos: Özil y Di Maria. El primero comienza a mostrarse como ese futbolista capaz de iluminar el Bernabéu con un pase medido o con su gran visión de juego. Apunta grandes cosas, pero debe mejorar físicamente y sobre todo no desaparecer en los grandes partidos. Mientras, 'El Fideo' es un puñal en la banda, un quebradero de cabeza para las zagas rivales que, además, no se corta a la hora de bajar a defender. Xabi Alonso ha sido una vez el mariscal del mediocampo, pero ha tenido problemas al no encontrar apoyo en la creación de juego porque Khedira y Lass no son los adecuados para acompañarle en estas labores.

En la delantera también hay motivos para ser optimistas. Cristiano ha vuelto a ser el de siempre  y Benzema  está empezando a confirmar todo lo positivo que apuntaba. Kaká ha jugado sus mejores minutos con el Madrid (aunque ésto no le garantice continuar) e Higuaín prosigue su recuperación tras una lesión que le apartó cuatro meses del fútbol. El experimento Adebayor funcionó a medias.  Porque si bien ayudó con sus goles en Copa y al Tottenham, no estuvo a la altura en el maratón de clásicos.

Con estos mimbres, las incorporaciones que suenan (Sahin , Parejo, Morata...) y algunas sorpresas que nos depare el mercado veraniego, la plantilla madridista puede aspirar a todo sin esos pequeños defectos que han impedido celebrar más títulos esta temporada. Y, ¿el banquillo? No lo duden, Mourinho es el más adecuado para el Madrid ahora. Porque el mejor entrena a la selección española.

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información