Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Más cantera, pero con cabeza

  • Aun teniendo en cuenta a la cantera, hay que fabricar el equipo pensando en ganar
Diego Vargas Diego Vargas

El Real Madrid ya planea la próxima temporada con ilusiones renovadas y con la intención de volver a plantar cara al FC Barcelona en el curso que viene. Son muchos los nombres que han sonado para reforzar el equipo, y muchos los aficionados que han solicitado un mayor número de oportunidades para la cantera. Algo que a todos nos gustaría, pero que no es del todo posible si queremos afrontar la temporada con garantías.

Es evidente que la cantera debería ser el pilar del Real Madrid, al igual que lo debería ser o lo es en otros equipos. La filosofía del club de emplear gente de la casa para alcanzar sus objetivos no ha quedado en el olvido. Simplemente, se trata de que para ganar hay que planear las plantillas de forma sólida, tratando de mantener unos niveles. Todos sabemos que el Real Madrid es un club obligado a ganar. Y a todos nos agradaría que ganara bien y con gente de la casa.

Sin embargo, esos mismos aficionados que solicitan al club que dé más oportunidades a la cantera son los que luego crucifican al futbolista que no hace un buen partido, los que no tienen paciencia para esperar el despegue de una joven estrella o los que se quejan cuando ven que hay una posición mal reforzada en el primer equipo. Por eso, aun teniendo en cuenta a la cantera, hay que fabricar el equipo pensando en ganar, y las oportunidades para los jóvenes vendrán solas.

Muchos aficionados madridistas, además, recuerdan el actual modelo del Barcelona para reclamar más minutos para los jóvenes del Castilla. No tienen en cuenta que la generación de futbolistas formada por los culés en los últimos años es algo poco habitual, y que en el Madrid no sucede desde los años noventa con la Quinta del Buitre.

No se puede pretender que todos los futbolistas formados en La Fábrica terminen jugando en el primer equipo, y prueba de ello es el indecente número de canteranos merengues que merodea sin rumbo por nuestra Liga y por Europa, bien triunfando en equipos pequeños o bien fracasando rotundamente a pesar de sus inicios esperanzadores. Es verdad que algunos de esos jugadores también han terminado en equipos grandes, pero si lo pensamos fríamente son los menos. ¿Cuántos de ellos valían realmente? Igual que ponemos el grito en el cielo cuando un futbolista extranjero no da la talla en el club debemos ponerlo cuando hay un canterano que no tiene nivel suficiente para destacar en Primera.

Y en el Santiago Bernabéu se han dado muchos casos: ¿alguien cree que se puede comparar a Raúl Bravo, Mejía o Pavón con Guti, Raúl o Casillas? Lejos de la posición que ocupan unos y otros en sus respectivos equipos, el peso que en su momento fueron adquiriendo unos y otros con sus apariciones en el primer equipo fue bien distinto.

No nos dejemos engañar. La política que ha seguido el Madrid con la cantera y con los fichajes en los últimos años puede que no haya sido la más adecuada, pero no ha sido un fracaso total. Los blancos han ido cediendo muchos futbolistas y recuperando al que han considerado válido, aunque haya sido un porcentaje muy bajo. La nueva generación de futbolistas del Castilla tiene ante sí el reto de cambiar esta dinámica, aprovechando cualquier resquicio para colarse en las convocatorias progresivamente y demostrar que esos aficionados que reclaman más minutos para ellos tienen razón.Oportunidades para la cantera, pero sin volvernos locos.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información