Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Así nacen las estrellas

  • "Realmente es ese el cometido: volver al Madrid, jugar y triunfar en el Santiago Bernabéu"
Diego Vargas Diego Vargas

La salida de Morata y Sarabia supone un duro golpe a La Fábrica del Real Madrid. El Castilla deberá afrontar otro asalto al ascenso el año que viene, seguramente sin dos de sus hombres más fundamentales. Sin embargo, es una penitencia que el club debe soportar para cumplir el verdadero cometido de su cantera: formar a los jóvenes futbolistas.

Tanto el delantero como el mediapunta necesitan urgentemente subir de categoría. El ascenso habría sentado de miedo al Castilla para seguir aumentando la experiencia de sus canteranos, pero el fracaso ante el Alcoyano obliga a permitir la salida de los más desarrollados. Aquellos que ya no pueden mejorar más en Segunda B, que necesitan un salto de calidad.

Y esos son, ni más ni menos, Sarabia y Morata. Aunque no son los únicos. Hombres como Juan Carlos o Juanfran, entre otros, están preparados también para tener minutos en Primera o, como mínimo, en Segunda. Es evidente que en un club como el Real Madrid, con una exigencia tan grande, estos futbolistas no pueden culminar su formación. Hay que ser un auténtico fuera de serie para soportar la presión del club blanco desde bien joven en el primer equipo y tener calidad para desbancar a las grandes estrellas.

La experiencia nos dice que para estos futbolistas es mejor comenzar a sacarse las castañas del fuego lejos del Bernabéu. Una prueba de madurez que también exige mucho para estos futbolistas, puesto que tienen que abandonar sus ritmos habituales para conocer una nueva ciudad y unos nuevos compañeros, generalmente más veteranos y que pueden aportar mucho al juego y la personalidad de las promesas merengues.

Sinceramente, ya no me valen equipos como el Getafe. Sintiéndolo mucho, creo que es mejor que salgan de Madrid. Viajar y conocer mundo puede ser una experiencia muy positiva, y probablemente cuando vuelvan a la capital será cuando reconozcan el valor de lo que han hecho. Porque realmente es ese el cometido: volver al Madrid, jugar y triunfar en el Santiago Bernabéu.

En los últimos tiempos ha costado mucho ver algo así en Chamartín. Recordamos los casos de Raúl, Guti o Casillas, hombres que jamás abandonaron la disciplina merengue y que aún así se hicieron con un hueco importante en la historia del club. Después vemos los casos como De la Red, Arbeloa o Granero, hombres que en menor medida también han terminado regresando a Madrid. Quizá con menos éxito, pero creo que llevaron los nuevos tiempos de la forma adecuada.

Los tiempos actuales no permiten que el Madrid suba a un equipo directamente desde el filial así como así. Antes deben hacer escala en clubes de menor categoría, ir cogiendo experiencia en la alta competición. Y así es como finalmente puede forjarse una estrella. El talento muchas veces se desaprovecha en el Real Madrid. Por ello hay que demostrarlo fuera. Y estoy convencido de que la actual generación de canteranos sabrá hacerlo de la mejor forma. Mucha suerte, chicos.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información