Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El despelote del Balón de Plomo

  • "Un premio como éste, que no han ganado jugadores como Raúl, Casillas o Roberto Carlos que, cada uno en su momento, merecieron habérselo llevado de calle, tiene el mismo valor que una alcantarilla"
David Jorquera - La Opinión
David Jorquera - La Opinión David Jorquera - La Opinión

Hoy tuve dudas a la hora de escribir la opinión. No sabía si hacerlo sobre las nominaciones al Balón de Oro o hacerlo de Ibaka. Voy a optar por lo primero, que tiene miga, pero antes quiero resaltar el grandísimo fichaje que ha hecho el Real Madrid con el ala-pívot nacionalizado español. Por desgracia, últimamente sólo se hablaba de la sección de la canasta para inflar a golpes a Sánchez y Herreros, así que ahora también habría que darles palmaditas en la espalda. Un gran movimiento, sin duda.

Pero iba a hablar del Balón de Oro. Si me permiten, en las próximas líneas lo llamaré el Balón de Plomo ¿Por qué? Porque no deja de ser un premio especialmente subjetivo del que aún se desconocen las reglas ¿Se lo lleva el que gana más títulos? ¿El que marca más goles? ¿El que tiene más marketing? No lo sabe nadie. Parece que según sople el viento se lo lleva un jugador por unos méritos diferentes al que lo ganó 365 días atrás.

Si es por premios colectivos ganados, ¿por qué narices no ganó el Balón de Plomo el año pasado un jugador de España? ¿No fue la española la selección campeona del mundo? Una estafa que lo ganara Messi, por cierto. ¿No hizo méritos Raúl en su momento para ganarlo ganando Ligas y Champions, amén de marcar goles como soles? Parece ser que ahí los criterios cambiaron porque se lo llevó Owen. Y así un largo etcétera de casos.

Yo soy de los que opina que un premio como éste, que no han ganado jugadores como Raúl, Casillas o Roberto Carlos que, cada uno en su momento, merecieron habérselo llevado de calle, tiene el mismo valor que una alcantarilla. Cero patatero. La subjetividad de los votos es tan relativa que lo único que se consigue es engañar a la gente dando importancia a un premio que comenzó siendo sincero y que actualmente es un despelote en toda regla. Si Casillas no estuvo entre los seis mejores del 2010 (acabó séptimo) ganando el Mundial y siendo decisivo en su consecución con una parada a Robben que de no haber sucedido nos habría mandado para casa con cara de segundones, ya podemos hacernos una idea de lo bajo que ha caído este premio del Balón de Plomo.

 

Puede seguir a David Jorquera en Twitter: @davidjorquera

Puede seguir a Defensa Central en Twitter: @defcentral

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información