Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Este año toca el ascenso

  • "Veo en el equipo la ilusión, la esperanza y el trabajo para lograr el objetivo, volver a Segunda División"
Christian Díez - La Opinión
Christian Díez - La Opinión Christian Díez - La Opinión

La marcha de hombres importantes como Sarabia, Juan Carlos o Fran Rico en el periodo estival podía presagiar dudas en el Castilla. Sin ir más lejos, no me voy a esconder, yo mismo pensé que estar entre los cuatro primeros sería complicado, pero el juego del equipo ha ido evolucionando en este inicio liguero hasta crear una comparsa que domingo a domingo consigue encandilar a los aficionados, logrando, así, situarse en la segunda posición de la clasificación liguera en la jornada décimo segunda, solo superado por el Lugo, y por encima de equipos tan ilustres como el Albacete o el Tenerife. Aquí hay madera.

Alberto Toril ha sabido continuar con la misma filosofía de juego que llevo al equipo a colocarse el año pasado en los play-off a pesar de la marcha de los buques insignias. El míster cordobés no ha escondido nunca su madridismo. Su lucha y entrega son una constante, hecho que le ha llevado a marcar una gesta histórica al no perder ni un solo encuentro liguero desde su desembarco en Valdebebas la temporada pasada en el mes de enero. Un hombre de la casa que ya demostró su valía entrenando al Madrid C hace cuatro temporadas y que ahora siembre para en junio recoger buenos frutos.

El equipo tiene ante sí un reto que en el fondo es una obligatoriedad. Si de verdad queremos que estos jóvenes jueguen algún día en el primer equipo, tiene que foguearse en la categoría de plata del fútbol español. El ascenso es casi un imperativo, un necesidad en la que se basan todos los preceptos de jugar en una categoría complicada como la que más, ante rivales de entidad y en la que el escaparate para los jugadores será mayor.

Ante los últimos partidos del Castilla, debo de confesar que mi ilusión y esperanza han ido in crescendo. Veo en el equipo la ilusión, la esperanza y el trabajo para lograr el objetivo, volver a Segunda División. Los Morata, Juanfran, Casado, Carvajal, Jesé, Joselu, Mejías y compañía hacen de este Castilla un equipo que sabe aprovechar sus virtudes y esconder muy bien sus defectos. Toril ha sabido sacar el máximo de estos jóvenes que deben de ser el futuro del madridismo.

Los grandes equipos ya están llamando a la puerta del Castilla. Muchos quieren nuestros tesoros, pero algunos futbolistas ya rechazaron ofertas este verano para seguir creciendo y llegar un día a tener la oportunidad de jugar en el primer equipo. Un hecho que les hace aún más grandes.

Sí, a mí también me chirrían los oídos cuando se habla de jugadores foráneos para el primer equipo, cuando en la cantera tenemos hombres que podrían dar la talla, pero el salto de Segunda B a Primera es abismal, por eso este año no se nos puede escapar el ascenso.

Podría destacar cualidades individuales de cada uno de los jugadores del Castilla, porque, en líneas generales, creo en este equipo. El plantel tiene gol –no en vano es el conjunto más goleador de su grupo de Segunda B con veinticuatro tantos-, crea fútbol, genera ocasiones y defiende bien –solo ha recibido diez tantos, cuatro de ellos de penalti, siendo el tercer equipo menos goleado.

Cimientos hay. Toril y los jugadores tiene claro cuál es el objetivo y las consecuencias que generará alcanzarlo. Ahora solo hace falta seguir la dinámica marcada y que al concluir la campaña podamos celebrar el triunfo de la cantera.

 

Puedes seguir a Christian Díez en Twitter: @christiandiez

Puedes seguir a Defensa Central en Twitter: @defcentral

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información