Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Así, así, así gana el Madrid

  • "Este equipo sabe cuando tiene que jugar bonito y cuando la lucha es el sino que debe obedecer a su juego"
Christian Díez - La Opinión
Christian Díez - La Opinión Christian Díez - La Opinión

Aunque a muchos les pese, este Real Madrid está en lo más alto de la clasificación por méritos propios. No ocultó que una de las primeras reacciones que tuve al día siguiente del meritorio triunfo merengue ante el Valencia fue la de visitar alguna de las webs ‘enemigas’. Esas páginas en las que solo se acuerdan del club blanco para intentar mermarle. Las palabras “robo” o “escándalo” son alguna de las lindezas que se atreven a publicar estos medios de comunicación, que parece que no vieron los 90 minutos del encuentro de Mestalla, donde se divisó a un equipo bien construido que toma actitud de campeón.

Esperpéntico me pareció por momento el nivel de marrullería utilizada por los jugadores del Valencia en el partido del sábado. Un equipo que aspira a luchar de tú a tú con los dos grandes, según recuerda una y otra vez el señor Manuel Llorente, parece que siempre tiene que recurrir al recurso fácil para intentar sacar algo de provecho ante los merengues. Pero más allá de eso, y hablando del gran protagonista, el Real Madrid, estoy, en líneas generales, orgulloso del fútbol practicado por el conjunto blanco.

Muchos se sorprendieron por el trivote dispuesto por Mourinho en Mestalla, pero, a simple vista, no me pareció una mala opción, y un punto a favor del luso antes de comenzar el encuentro. Este equipo sabe cuando tiene que jugar bonito y cuando la lucha es el sino que debe obedecer a su juego. El encuentro ante los chés era una de esas batallas en la que cubrir la retaguardia y sacar provecho de la inteligencia y el nivel demostrado arriba debía ser una máxima. Pero quiero aprovechar para señalar también aquí que los errores en los goles deben de ser estudiados y trabajados para que la lucha e intensidad no se pierda en ningún momento del juego.

El resumen que se debe extraer del enfrentamiento del sábado es que el plantel blanco dio un golpe de autoridad en una plaza complicada, superando con un nivel muy alto el primer compromiso serio de la temporada y de un mes que se antoja disputado. Las trabas que algunos intentaron poner al juego merengue no fueron suficientes y se demostró que a día de hoy el Madrid está a un nivel espléndido.

Pero una de las imágenes que más me marcó del pasado sábado fue la piña que se mostró con el segundo gol madridista. Sergio Ramos corrió hasta el banquillo blanco para abrazarse con Mourinho y el resto de sus compañeros. Dieciocho hombres que eran uno solo, reflejando que toda la plantilla tiene por objetivo luchar por este escudo y brindar a los suyos todos los triunfos posibles. Porque sí, pese a que muchos les pese, así gana el Madrid, con autoridad y firmeza.

Puedes seguir a Christian Díez en Twitter: @christiandiez

Puedes seguir a Defensa Central en Twitter: @defcentral

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información