Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El silencio como nuevo método

  • "Los jugadores han intercambiado las palabras por el esférico, los micrófonos por el cuero"
"Los jugadores han intercambiado las palabras por el esférico, los micrófonos por el cuero"
Felipe de Luis-La Opinión Felipe de Luis-La Opinión

Dicen que las palabras carecen de sentido si no están respaldadas por hechos. El Real Madrid ha dejado bastante claro en lo que llevamos de temporada que su sustento es la acción, más allá de cualquier discurso manido. Ahora, si de lo que se trata es de levantar ampollas, de intentar abrir la veda para crear desconcierto, son otros los encargados de hacerlo. Al equipo blanco no le hace falta. Sus números hablan por sí solos: sólidos líderes en Liga, fieras intratables en Champions.

Antes las cosas eran diferentes: el nivel de susceptibilidad era alto, cuando se recibía alguna afrenta, salían a relucir las artes oratorias de medio vestuario. Las proclamas fueron estériles en muchas ocasiones, inocuas para ese enemigo al que tanto daño había que hacer.

Ahora todo eso ha quedado atrás y los mensajes se dan desde el campo. Los jugadores han aprendido una nueva forma de manejar la presión, han intercambiado las palabras por el esférico, los micrófonos por el cuero. Hablan menos, juegan más. Fórmula idónea ideada por José Mourinho.

Y es que el luso se encuentra ante una de las semanas más importantes de su carrera y por eso ahora debe imponerse la cautela. La consigna instaurada en el vestuario es clara: malgastar energía hablando del rival no es útil si ya le sacas ventaja. En ocasiones anteriores, el exceso de confianza y la bravuconería ejercieron de compañeras de viaje poco afables, así que el método ha cambiado.

Las conversaciones entre los propios jugadores manifiestan que ese mensaje ha calado. De alguna manera, el vestuario se ha dado cuenta de que se pueden avecinar momentos gloriosos. Y todo eso conlleva una responsabilidad y por qué no decirlo, también una imagen.

Por todo ello, Mourinho ha hecho hincapié en que el silencio sea la nota predominante entre los suyos. Ya habrá tiempo para festejos. Sin duda, el clásico será un encuentro vibrante, cargado de connotaciones pasadas y con medio mundo pendiente de los dos equipos. Eso no es ninguna novedad.

Pero la tendencia sí ha cambiado. Los roles, de alguna forma, también. La presión ahora está en otra ciudad y es desde ahí desde donde se buscará la confrontación. Pero en Madrid las cosas marchan a otra velocidad. Piano, piano, que dirían algunos. En ocasiones sólo hay que esperar el momento preciso para hablar. Y Mourinho bien lo sabe.

 

Puede seguir a Felipe de Luis en Twitter: @FelipedeLuis99

Puede seguir a Defensa Central en Twitter: @defcentral

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información