Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Hay que dejarlos marchar

  • "En algunos casos, los propios futbolistas anteponen su vocación a la ambición. Quieren jugar al fútbol, donde sea pero quieren jugar"
"En algunos casos, los propios futbolistas anteponen su vocación a la ambición. Quieren jugar al fútbol, donde sea pero quieren jugar"
Felipe de Luis-La Opinión Felipe de Luis-La Opinión

Esteban Granero es el hombre que menos ha contado para José Mourinho de la primera plantilla, ‘El Pirata’ ha disputado un total de 241 minutos, repartidos en siete encuentros, en los que sólo en dos de ellos salió desde el inicio. El centrocampista ha participado menos que Adán, guardameta suplente. En una situación similar (aunque no tan alarmante), se encuentran otros hombres como Raúl Albiol o Ricardo Carvalho. El club debería ser franco con ellos: si tienen una buena oferta en invierno, que se marchen.

José Mourinho ya ha recalcado varias veces que su intención es la de mantener la plantilla actual, al menos hasta final de temporada. El portugués no quiere que se produzca ni una sola salida. Como botón de muestra, el caso de Altintop. Por muy incongruente que parezca, el portugués mandó un esclarecedor mensaje al técnico del Galatasaray, equipo con el que se ha vinculado al jugador en varias ocasiones. Altintop no se mueve.

Si bien el caso del ex del Bayern es peculiar por varios motivos, la situación de otros miembros de la plantilla es más bien delicada. De acuerdo en que Altintop no puede llegar lesionado en verano y pretender ser el centro de halagos y loas sin haber tocado un balón. No es normal que desde el mes de agosto se le atribuyeran palabras, en las que afirmaba sentirse infravalorado. Si no has demostrado nada, parece difícil que te valoren. Por ahí, y porque fue un fichaje de esta temporada, puedo llegar a comprender la actitud de Mourinho. El club siente una obligación moral de no quitarse de en medio al turco a las primeras de cambio.

Pero la coyuntura en la que se encuentran otros jugadores es bien distinta. Esteban Granero tiene 24 años y aunque nunca ha sido un primer espada en el equipo blanco, en temporadas anteriores su participación era algo más que simbólica. Por ejemplo, el pasado curso jugó 32 partidos y hace dos, con Pellegrini en el banquillo, 36. Su implicación en el equipo creo que está fuera de toda duda. Salvo un enigmático mensaje en ‘Twitter’, el centrocampista nunca ha levantado la voz por su estado en el equipo. Ahora que llega el mercado invernal, no es descabellado que ‘el Pirata’ quiera seguir su carrera lejos del Bernabéu. Todavía tiene muchos años por delante y nivel para destacar en un Primera no le falta.

Algo similar le ocurre a Raúl Albiol. El central no ha caído en el ostracismo total. Al menos no aún. Pero el zaguero se está jugando mucho esta temporada. Sin ir más lejos, su presencia en el combinado nacional para la próxima Eurocopa. Si Mourinho tiene claro que por delante del valenciano están todos los centrales (Ramos, Pepe, Varane e incluso Carvalho), no estaría de más que se lo hiciera saber al propio interesado. Después que decida él.

Es decir, a ningún jugador le ponen una pistola en el pecho para permanecer en el equipo. Dudek por ejemplo aguantó carros y carretas y parecía ser feliz. Cada cual tendrá su orden de prioridades. Pero si el entrenador no va a contar para nada con algunos jugadores, la responsabilidad de continuar o no, debe recaer sobre ellos. Si a Esteban Granero ya no le compensa seguir siendo un mero comparsa en un gran club, que lo diga. En algunos casos, los propios futbolistas anteponen su vocación a la ambición. Quieren jugar al fútbol, donde sea pero quieren jugar. Y en ese instante hay que dejarlos marchar.

 

Puede seguir a Felipe de Luis en Twitter: @FelipedeLuis99

Puede seguir a Defensa Central en Twitter: @defcentral

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información