Ir a versión clásica Ir a versión móvil

La 'cantinela' se calla con fútbol

  • "La cantinela de que el vestuario del Real Madrid está divididó es más vieja que Carracuca. Es un clásico movimiento interesado para disparar contra la caseta"
David Jorquera - La Opinión
David Jorquera - La Opinión David Jorquera - La Opinión

Si por algo se le conoce al Real Madrid es por ese espíritu guerrero que siempre ha adornado la idiosincrasia del club blanco. Puede que no haya sido el que mejor ha jugado en tramos de su historia, tal vez no haya sido el que mejor se haya adaptado a la parte táctica, pero a nadie se le escapa que el Real Madrid es famoso en la historia del balompié por la palabra que cualquier profesional de este deporte querría tener en su ADN: ganar. El Real Madrid es eso, un club ganador por encima de todas las cosas. Hoy en Barcelona tiene la ocasión para volverlo a demostrar.

Sería de necios reconocer que levantar el 1-2 del Bernabéu será difícil. Muy difícil. Sin embargo, aquellas famosas remontadas de los blancos en los 80, las mismas que consolidaron el espíritu de los Camacho, Juanito y compañía, se consiguieron después de estrambóticas goleadas en contra, bien es cierto que fuera de casa, pero que hicieron más fuertes a los jugadores. Desde luego que por alicientes no será, ya que la plantilla y su entrenador han sido machacados tras la derrota ante los de Guardiola en la ida copera. Por eso, si esta plantilla tiene el espíritu y el coraje de jugadores dignos del Real Madrid, saldrán a comerse el césped, al rival y a lo que se les ponga por delante. Eso es lo que pide la historia y el himno del club, qué menos que honrarlo con sangre, sudor y lágrimas. Luego será el balón el que dictamine si el Madrid es merecedor de pasar, pero siempre con unión, sacrificio y todos apiñados buscando el fin común: la victoria.

La cantinela de que el vestuario del Real Madrid está divididó es más vieja que Carracuca. Es un clásico movimiento interesado para disparar contra la caseta. Cada cierto tiempo se produce este movimiento. Ha tocado ahora como podía haber tocado dentro de unos meses, y como ya pasó en la temporada de los brasileños o en la de los holandeses. Va por modas. Lo más importante es que los verdaderos madridistas, empezando por los jugadores, tengan claros sus objetivos. Intoxicar es fácil, pero si uno tiene el botecito de repelente siempre bien a mano, sabrá cuándo utilizarlo y cuándo no. Aquí todos estamos ya curados de espanto.

 

Puede seguir a David Jorquera en Twitter: @davidjorquera

Puede seguir a Defensa Central en Twitter: @defcentral

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información