Ir a versión clásica Ir a versión móvil

No rendirse por naturaleza

  • Luchar hasta el final está grabado en el alma del Real Madrid
Carlos Carrasco - La Opinión
Carlos Carrasco - La Opinión Carlos Carrasco - La Opinión

El Real Madrid tiene algo de lo que la inmensa mayoria de grandes equipos, incluido el Barcelona, carecen. Algo que les permite ser tenidos en cuenta hasta en los peores momentos y que hace que los blancos raras veces estén descartados para un triunfo siempre que las matemáticas no digan lo contrario. Dicen que es un gen competitivo que se encuentra grabado a fuego en el ADN de los blancos. Y es que,aunque empiecen los partidos con resultado adverso o marchen en desventaja en alguna eliminatoria o clasificación, ningún equipo se puede sentir ganador si tiene al Real Madrid enfrente. Porque para los merengues luchar hasta el final forma parte de su alma.

A lo largo de los casi 110 años de historia del Real Madrid hemos sido testigos de increíbles remontadas. Desde aquel 22 de octubre de 1975 ha llovido mucho. Ese día, los madridistas asistieron al germen de las que una década después se llamarían grandes remontadas. El conjunto blanco cayó de forma inapelable por 4-1 en la ciudad inglesa y pocos confiaban en que fuera capaz de darle la vuelta al resultado en el Santiago Bernabeú.

En un alarde de épica de los Breitner, Netzer, Camacho y compañía no sólo dieron la vuelta al marcador sino que hicieron vibrar como pocas veces antes al público del estadio madridista y terminaron imponiéndose en la prórroga con un impresionante gol de Carlos Alonso Santillana. Era la primera gran noche de muchas. El estreno de las 'noches mágicas' del Bernabéu.

Después vinieron las remontadas ante el Anderlecht, el Inter o el Borussia Moechengladbach en las dos ‘Uefas'' de los 80. Un sinfín de remontadas en encuentros ligueros, el sprint final en la segunda liga de Capello, e incluso en el actual campeonato parece que se han acostumbrado (aunque sea un error) a darle la vuelta a marcadores adversos.

Quizá porque en la naturaleza del Real Madrid está un espíritu combativo a prueba de dificultades. Que en lugar de acomplejarse y bajar los brazos a la mínima complicación pelea hasta el final. Los más escépticos hablan de que el Madrid se agarra a un clavo ardiendo. Bendito clavo si proporciona unas dosis de épica altamente disfrutables por los aficionados y si se termina ganando.

Los madridistas tienen ese algo capaz de aterrorizar a cualquier rival que no se compra con dinero sino que se lleva en la camiseta, que se crea en ‘La Fábrica' o que el madridismo transmite a sus futbolistas. No rendirse por naturaleza, luchar hasta el final. Viendo la derrota del Barcelona en Pamplona lo recordé. Y supe casi con certeza que si el Real Madrid lo hubiera jugado, habría remontado ese partido

Puede seguir a Carlos Carrasco en Twitter: @carlosvcg

Puede seguir a Defensa Central en Twitter: @defcentral

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información