Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Que no cunda el pánico

  • El miercoles en Villarreal, el equipo demostrará que lo del domingo fue un accidente
Miguel Ángel Díaz - La Opinión
Miguel Ángel Díaz - La Opinión Miguel Ángel Díaz - La Opinión

El empate del domingo no tiene que hacer temer al madridismo. El resultado fue engañoso y lo normal es el que el Real Madrid hubiese ganado. La falta de acierto ante la portería rival costó cara, pero el estado del equipo madridista siegue siendo óptimo.

Puede que el Real Madrid haya entrado en un tramo de la temporada en el que le está costando más de la cuenta ganar los partidos. En el último mes, los de Mourinho han disputado seis partidos y salvo las goleadas al Espanyol y al CSKA han tenido que remar hasta el final para sacar los resultados adelante. Ayer, un gran gol de falta de Cazorla en el último minuto echó por tierra el buen partido del Real Madrid.

Desde muchos sectores se empieza a hablar de bajón físico y psicológico e incluso se atreven a hacer pronósticos sobre una posible remontada culé en la liga. Es evidente que el nivel del Real Madrid ahora mismo no es igual de bueno al exhibido en los meses de Diciembre, Enero o Febrero, pero no es menos cierto que tener ocho puntos de ventaja a estas alturas, es una bendición.

Si a cualquier madridista se le hubiese preguntado a principio de temporada, hubiera firmado estar con semejante ventaja a falta de 11 jornadas. El calendario de aquí a final de temporada favorece al Barcelona pero el Real Madrid ha demostrado ser capaz de ganar en cualquier estadio y circunstancia.

Los números del equipo blanco fuera de casa son impresionantes y resulta difícil pensar que vaya a dejar escapar muchos puntos. Ya sea con oficio, con buen juego, dominando o a la contra, lo cierto es que el equipo blanco suma 11 victorias y 1 empate en 13 partidos disputados lejos del Bernabéu. Bajo el prisma de estos números, se afronta con mayor optimismo las difíciles salidas a Pamplona, el Calderón, Camp Nou y San Mamés. Además, puede que alguna de esas salidas (sobre todo la de San Mamés), sean ya partidos de puro trámite.

En Barcelona se da por hecho que el equipo culé va a ser capaz de ganar los 33 puntos que restan, pero Guardiola y los suyos también visitarán plazas más que complicadas. Ir a Vallecas, Mallorca o el Ciudad de Valencia no es tarea fácil y perfectamente los azulgrana podrían dejarse allí sus opciones en la Liga.

El Real Madrid tiene que olvidarse de presiones, de habladurías de la prensa y de mensajes derrotistas lanzados desde Barcelona. Tan sólo tiene que pensar en ir partido a partido, en ir sacando poco a poco esos 26 puntos que le darían el campeonato matemáticamente. La primera parada el próximo miércoles en Villarreal. El Real Madrid no perderá el caballo de la Liga. La presión sigue siendo para el Barça. Que no cunda el pánico.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información