Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Un problema llamado Coentrao

  • "En la posición que teóricamente es la suya, la de lateral izquierdo, ha quedado demostrado que el bueno de Coentrao no le llega ni a la suela de los zapatos a Marcelo"
Daniel Castellanos - La opinión
Daniel Castellanos - La opinión Daniel Castellanos - La opinión

El nivel del portugués de los 30 millones sigue dejando bastante que desear a medida que pasan los partidos. El problema es que para el Madrid va a ser muy difícil desprenderse de él al final de temporada, y más si es Jorge Mendes el que lo lleva.

Porque éstos son los problemas que pueden surgir cuando dejas el club en manos de un representante. En algunos casos puede salirte bien la jugada (Cristiano Ronaldo, Di María o el propio Mourinho son claros ejemplos). Pero de vez en cuando te sale un jugador como Fabio Coentrao que, más que una solución, es un problema que difícilmente se puede extirpar a corto plazo.

Y no será que el rubio portugués no ha gozado de oportunidades para demostrar su valía. Menos de delantero y de central, Mourinho le ha ubicado en todas las posiciones del campo imaginables (mediocentro, lateral derecho, interior izquierda, extremo derecho) sin que en ninguna de ellas haya dado un rendimiento acorde a su precio. Y, en la posición que teóricamente es la suya, la de lateral izquierdo, ha quedado demostrado que el bueno de Coentrao no le llega ni a la suela de los zapatos a Marcelo.

Y es que muchos dicen que las prestaciones defensivas del portugués son mejores que las del brasileño. Mentira. Al ser tan descaradamente un jugador de proyección ofensiva, Marcelo en muchas ocasiones consigue que el interior del equipo contrario esté más pendiente de defender las subidas del lateral que atacarle. Y cuando juega Coentrao, la banda izquierda del Madrid queda totalmente desnuda: se pierde todo el factor sorpresa con las subidas del portugués, que son mucho menos incisivas que las de Marcelo. Y el extremo del equipo contrario, al ver que enfrente no tiene enfrente al que cubrir sus subidas, tiene más oportunidades para encararle. Por lo tanto, lo que pretende ser un parche defensivo, que es poner a Coentrao de lateral, al final acaba siendo una invitación al equipo rival a atacar por esa banda, dada la inutilidad del portugués para incorporarse con peligro al ataque.

Y, por si fuera a poco, la semana pasada descubrimos que, de vez en cuando, que Coentrao tiene vicios nada saludables para un deportista de élite. Y el Bernabéu, que ya se ha dado cuenta de la gravedad de la situación (se han pagado 30 millones por un futbolista que no rinde en el terreno de juega y que, fuera de ellos, fuma), ha puesto el grito en el cielo. Quedando casi descartado el recuperar con un traspaso los 30 millones de euros invertidos en este fichaje, todo hace indicar que el madridismo tendrá que tragarse a este jugador el tiempo que Mourinho y Mendes quieran que esté jugando en la capital de España. Porque cuando dejas a un club en manos de señores cuyos sentimientos poco o nada tienen que ver con el madridismo, de vez en cuando te meten un gol como éste. Y el de Mendes con Coentrao es un golazo por la escuadra.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información