Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Higuaín, ¿el nuevo Robinho?

  • "Un jugador, Higuaín, muy mal asesorado por su padre y su agente, empieza a valorar la posibilidad de enrolarse en las filas del nuevo ‘niño rico’ de Europa, el PSG"
Daniel Castellanos - La Opinión
Daniel Castellanos - La Opinión Daniel Castellanos - La Opinión

Decepcionado. Ese es el sentimiento con el que se podría definir el sentir del madridismo ante la confusa actitud que ha tomado Higuaín a la hora de decidir si continúa o no la próxima temporada en el Real Madrid. Un ‘culebrón’ que empieza a recordarme al protagonizado por Robinho hace ya cuatro veranos en el equipo blanco.

No se lleven a engaño. Al sacar a colación el nombre de Robinho no quiero decir con ello que el rendimiento del ‘Pipita’ en sus seis temporadas defendiendo la camiseta del Real Madrid haya sido tan malo como el que tuvo el brasileño en el tiempo que jugó en la disciplina merengue. Higuaín se ha dejado el alma en todo este tiempo por el Real Madrid, algo de lo que nunca podrá presumir Robinho. El problema es que ambos tienen como denominador común el estar rodeados de gente que, más que querer lo mejor para él en lo profesional, utilizan su fama para enriquecerse a su costa. Y eso es lo que está a punto de sucederle al ‘Pipita’.

Echando la vista atrás, en el verano del 2008 un tal Wagner Ribeiro, representante por aquél entonces de Robinho (y que en los últimos meses ha querido ‘colarnos’ a Neymar y a Lucas Moura), se pasó todos los meses de julio y agosto vendiendo a su jugador por media Europa y despotricando del Real Madrid en los medios de comunicación al entender que el club, en el intento fallido de Ramón Calderón de fichar a Cristiano Ronaldo, estaba minusvalorando al mediapunta brasileño. Tras semanas de culebrón, con rueda de prensa de Robinho incluida exigiendo su traspaso, finalmente el jugador acaba siendo vendido al nuevo equipo millonario de Europa, el Manchester City, por 40 millones de euros.

Cuatro años después, parece que la historia se repite. Un jugador, Higuaín, muy mal asesorado por su padre y su agente, empieza a valorar la posibilidad de enrolarse en las filas del nuevo ‘niño rico’ de Europa, el PSG. La promesa de ser titular siempre y, sobre todo, un contrato de 9 millones de euros limpios por temporada, han hecho que el ‘Pipita’ quiera dar por finiquitado su periplo en el Real Madrid. El jugador, por el momento, no se ha atrevido a decir de manera abierta que se quiere marchar a Francia, no vaya a ser que el madridismo que ahora le añora le eche a los leones. Pero ese momento llegará. Y lo hará cuando Florentino Pérez, de manera muy sabia además, le cierre la puerta tanto de un traspaso como de una hipotética mejora de contrato.

¡Que manera tan estúpida de tirar por tierra una carrera profesional! Cuando un futbolista se deja guiar únicamente por el dinero a la hora de orientar su futuro profesional, el fracaso es lo único que hay a la vuelta de la esquina. Que se lo digan a Robinho, que tuvo que mendigar un traspaso al Milan para seguir teniendo un hueco en la élite del fútbol europeo. Y a Higuaín le pasará un tanto de lo mismo cuando se de cuenta que en la vida y en el deporte la felicidad es lo que más cuenta. El Real Madrid es un tren que pasa una sola vez en la vida. Y si a Higuaín se le ocurre bajarse de él, que se vaya olvidando de intentar cogerlo de nuevo…

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información