Ir a versión clásica Ir a versión móvil

¿Por qué tanto odio al Madrid?

  • "Desde el primer minuto de juego con el codazo de David Navarro a Cristiano hasta el post partido con la agresión de Ballesteros a Pepe, el equipo blanco volvió a ser el objetivo de la envidia y de un odio irracional"
Diego Vargas - La Opinión
Diego Vargas - La Opinión Diego Vargas - La Opinión

El Real Madrid sufrió en el Ciudad de Valencia un trato por parte del Levante completamente fuera de lugar. Desde el primer minuto de juego con el codazo de David Navarro a Cristiano hasta el post partido con la agresión de Ballesteros a Pepe, el equipo blanco volvió a ser el objetivo de la envidia y de un odio irracional. Hay que tener la cara muy dura para reprocharle algo a los de Mourinho después de dar una lección de humildad y de saber estar ante el Levante, un equipo que repartió cera a diestro y siniestro y se acabó yendo de rositas... pero sin los tres puntos. Eso faltaba.

El Levante tenía la intención de repetir el domingo lo ocurrido en la pasada temporada. Entonces, los granotas crisparon los nervios del Real Madrid hasta que Khedira entró al trapo y terminó expulsado. La roja al alemán significó jugar buena parte del encuentro con un hombre menos, y a la postre fue decisiva para la derrota merengue por 1-0. Ballesteros, David Navarro y compañía pretendían que los blancos perdieran los nervios, y comenzaron a amedrentar y a poner a prueba el temple del Madrid con sendos codazos a Cristiano Ronaldo y a Callejón. En mi opinión, intencionados ambos. El árbitro les dio plena potestad para seguir pegando durante todo el partido, y así fue. Para que encima se quejen de sus decisiones...

El Real Madrid no entró al trapo esta vez, se dedicó a jugar. Primero con Cristiano, un guerrero indomable que marcó incluso 'tuerto' y con mareos. Y luego sin él. Cuando aparecieron las complicaciones, el Levante creyó que lograría su propósito, pero un gol de Morata dio una victoria dulce al equipo blanco. Muy dulce, diría yo. Porque el Real Madrid salió muy fortalecido del Ciudad de Valencia al haber resuelto una situación límite, por haber acabado (momentáneamente) con el debate de la cantera y porque el vestuario salió de la capital del Turia más unido que nunca, con el orgullo intacto de una plantilla que ha demostrado ser una piña.

Ballesteros no supo aceptarlo y le pegó primero a Xabi Alonso ante las cámaras, y más tarde haría lo propio con Pepe en el túnel de vestuarios. No hay más que ver las contradicciones de los futbolistas del Levante para darse cuenta de que sus explicaciones son falsas. Incluso aunque fueran verdaderas, dudo que el presunto baile de Pepe sea una justificación para agredirle. En cualquier caso, el propio Real Madrid quiso salir a dar la cara por sus miembros en un comunicado en el que quizá se echa en falta algo más, pero en el que se refleja el cambio de actitud de un club que ya no pone la otra mejilla. Ya está bien. El club tiene que hacerse respetar, y después de muchos años tragando por fin ha empezado a hacerlo.

 

Puedes seguir a Diego Vargas en Twitter: @ddeagol

Puedes seguir a Defensa Central en Twitter: @defcentral

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información