Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El 2013, un año para el optimismo

  • "Probablemente, el Real Madrid como club, tiene dos de los mejores equipos de su historia tanto en fútbol como en baloncesto"
Miguel Ángel Díaz- La Opinión
Miguel Ángel Díaz- La Opinión Miguel Ángel Díaz- La Opinión

Año nuevo, vida nueva. El Real Madrid afronta tanto en fútbol como en baloncesto 365 días especialmente ilusionantes. Afronta un año, en el que las buenas expectativas generadas en este principio de campaña, especialmente en el equipo de basket, deben ser refrendadas.

Probablemente, el Real Madrid como club, tiene dos de los mejores equipos de su historia. Pese a que el comienzo de año está siendo realmente malo para el equipo de José Mourinho, a nadie se le escapa que la reacción debe llegar tarde o temprano. La liga de campeones y la Copa del Rey, son un caramelo demasiado goloso como para dejarlo escapar.

Las sensaciones en la liga nos han dejado fríos a todos los madridistas, pero debemos pensar que tanto el juego como la suerte cambiarán en algún momento. La liga, prácticamente ya perdida, debe servir como banco de pruebas para las competiciones del K.O que afrontará el equipo merengue.

La visita del Celta el próximo 9 de Enero se antoja decisiva. Los blancos deberán ir a por todas en una competición que no se puede despreciar. A finales de Febrero, se puede conseguir el pase a una final que serviría como acicate para estar centrado hasta final de temporada.

Y en cuanto a la champions, poco más hay que decir. El madridismo sueña con la ansiada décima, anhela un título europeo que se resiste ya 10 temporadas. El aficionado merengue quiere instalar en su memoria nuevos recuerdos de una final europea. Quiere dejar en el baúl de los recuerdos la volea de Zidane en Glasgow, para saborear un chut de Cristiano, un pase de Özil, o una obra maestra de Benzema en Wembley. Todos queremos que el 18 y el 25 de Mayo sean días gloriosos para nuestro equipo.

Quién no nos deja dudas es el equipo de baloncesto; ni siquiera la derrota ante el Barcelona el pasado domingo ha hecho disminuir un ápice el optimismo. Pese a la derrota, los madridistas demostraron que están por encima de este Barcelona que se sostuvo, gracias a la sideral actuación de Juan Carlos Navarro.

En un día normal de la ‘bomba', el Real Madrid hubiera impuesto su calidad y se hubiera llevado la victoria de calle. A los de Laso no les hizo falta ni siquiera la actuación estelar de Lllull para estar metidos en el choque casi hasta el final. No conviene caer en el desánimo, porque el 2013 se presenta mejor que bien para las huestes madridistas.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información