Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Éste sí es nuestro Real Madrid

  • La demostración de juego en Mestalla debe ser el ejemplo a seguir, porque recuerda al equipo que nos deleitó la temporada pasada
Iñaki Gimeno - La opinión
iñaki Gimeno - La opinión iñaki Gimeno - La opinión

Hemos tenido que esperar veinte jornadas de Liga y más de cuatro meses de competición pero el Real Madrid volvió a mostrar su mejor versión futbolística y ante el Valencia, en Mestalla, nos recordó a aquel equipo que la temporada pasada se convirtió en una apisonadora que aniquilaba rivales a diestro y siniestro. Ese equipo apareció de nuevo en la primera parte del encuentro liguero y se dio un festín a base de correr y fusilar al portero que devolvió la sonrisa a todos los aficionados madridistas.

Cierto es que el paso de una golondrina no asegura la llegada de la primavera, pero por ahí se empieza. Se empieza porque poco a poco todos los jugadores vayan recuperando su mejor estado de forma, ya sean imprescindibles como Di María, o refuerzos de garantías como Varane, Albiol o, incluso, Carvalho. La marcha y, sobre todo, el juego del Real Madrid no estaba siendo una maravilla, y eso se había reflejado en los resultados, pero el partido de Mestalla puede cambiar esa dinámica.

De hecho, el encuentro ante el Valencia debe servir para que los jugadores se liberen psicológicamente de toda esa presión y esos ataques que desde algunos medios de comunicación llegan sin cesar. Además, también hay que reconocer que la pretemporada no fue demasiado acertada y eso ha provocado la plaga de lesiones que ha sufrido el equipo. Pero las navidades han servido para mejorar el físico y ante los ataques, los jugadores se han unido en torno a un objetivo: mejorar. Mejorar porque con su calidad, los resultados llegarán.

De hecho, el primer resultado ha llegado, dos victorias ante un Valencia que se antojaba muy peligroso y que no ha podido plantar cara al Real Madrid. La goleada de Mestalla tiene que ser el ejemplo a seguir para los jugadores aunque será complicado que a partir de ahora los resultados vuelvan a ser contundentes y se revivan las goleadas que se vieron la temporada pasada, pero es un primer paso. Un paso más que importante para que los futbolistas se hayan dado cuenta de que son capaces de repetir lo que ya hicieron hace sólo unos meses.

Algunos dirán que esa reacción llega tarde porque la Liga es imposible, pero los optimistas estarán convencidos de que el cambio de chip llega en el mejor momento, cuando el equipo se juega el pase a semifinales, donde se podría encontrar al Barcelona o al Málaga, en una eliminatoria que resultará crucial para el valor de la temporada. Pero aún queda el mayor objetivo, la Liga de Campeones, que llega en veinte días, el tiempo justo para afianzar el juego demostrado en Mestalla y que todos los jugadores estén al cien por cien tanto física como mentalmente. Al cien por cien para demostrar que éste es mi Real Madrid, nuestro Real Madrid, el que lucha hasta el final.

Puede seguir a Iñaki Gimeno en Twitter: @igimeno
Puede seguir a Defensa Central en Twitter: @defcentral

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información