Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Varane y la victoria psicológica

  • "Ver a Messi y a Varane enfrentarse en velocidad a ver quién ganaba esa pelota que empezaba a merodear el área del Real Madrid (...) supuso una de las mayores ovaciones de los últimos tiempos en el Bernabéu sin estar presenciando un gol"
David Jorquera - La Opinión
David Jorquera - La Opinión David Jorquera - La Opinión

El clásico disputado el pasado miércoles dejó un nombre señalado en color rojo en todos los titulares de prensa, emisoras de radio y cadenas de televisión. Que Varane estuvo inmenso es algo que nadie puede discutir. Lo que es sorprendente, al menos para mí, fue ver que el chico de 19 años pusiera la templanza, la casta y el no acogotarse ante los Cesc, Messi, Iniesta y compañía, mientras que su compañero de defensa, Carvalho, con casi 35 años a sus espaldas, cometiera errores de auténtico principiante que si no le costaron más caros al Madrid fue, precisamente, porque Varane le salvó el culo.

Empiezo por lo obvio. Varane marcó un gol. También salvó dos, uno tras una cesión escalofriante de Carvalho a Diego López, y otro en la segunda parte en la que le rebañó un balón a Cesc cuando estaba ya cara a cara con el portero.

Sin embargo, yo me voy a quedar con otra acción que probablemente a ojos de los telespectadores no pasó de una simple anécdota, pero que en el estadio fue de las más aplaudidas de la noche. Ver a Messi y a Varane enfrentarse en velocidad a ver quién ganaba esa pelota que empezaba a merodear el área del Real Madrid, y contemplar que el francés superaba en la carrera al argentino, que le arrebataba la pelota, y que encima la sacaba limpiamente jugada hacia arriba supuso una de las mayores ovaciones de los últimos tiempos en el Bernabéu sin estar presenciando un gol. Es más, creo que psicológicamente Messi se vio afectado por esa pérdida del duelo con Varane, y no sé si miedo, pero le cogió un respeto que desde el campo se palpaba. De hecho, siempre que tuvo ocasión, se tiró como un loco a por Carvalho y no a por Varane.

Con esto quiero decir que no siempre hay que dejarse guiar por aquello de la experiencia para este tipo de partidos. Ese cuento está muy bien cuando el experimentado está en forma, es una roca y juega porque es mejor que sus compañeros de posición. Es obvio que Carvalho jugó porque faltaban Ramos y Pepe. También Varane lo hizo por estas dos bajas. Lo que está claro es que en el Madrid, y muy especialmente en los partidos ante el Barcelona, es obligatorio tener unos centrales que sean rápidos y muy veloces. Ramos y Pepe lo son. Varane también demostró esa punta velocidad asombrosa para un jugador de su altura. Por eso, soy de los que piensa que el rollo de la experiencia está muy bien, y es un tópico muy utilizado, pero si tienes a un joven imberbe, con poco kilometraje, pero con ganas, hambre, calidad y físicamente más poderoso que el ‘experto’, a mí déjenme al joven. Varane es el mejor ejemplo.

 

Puede seguir a David Jorquera en Twitter: @davidjorquera

Puede seguir a Defensa Central en Twitter: @defcentral

 

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información