Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El 'Clásico' de la tranquilidad

  • "Hasta el martes pasado tenía muchas dudas de que el Madrid estuviera listo para afrontar todo lo que se le viene encima. Hoy ya nos las tengo"
Jaime de Carlos - La Opinión
Jaime de Carlos - La Opinión Jaime de Carlos - La Opinión

En una eliminatoria directa empatar con goles en casa ante el Barcelona no es demasiado bueno. El Madrid siempre debe aspirar a ganar en el Santiago Bernabéu a su más directo rival. Sin embargo, el miércoles pasado las sensaciones que me dejó el 'Clásico' fueron muy positivas. Por fin apareció el equipo que tantos llevábamos buscando durante meses, el que nos convenció y maravilló la temporada pasada por su fútbol vertiginoso y espectacular. Lástima únicamente que la precisión no fue la esperada, pues el Madrid no mereció irse de vacío al descanso.

 

El conjunto blanco ya tiene la lección aprendida. Sabe cuál es la fórmula para ganarle al Barcelona o, cuanto menos, ponerle muy difíciles las cosas: presión muy arriba, asfixiando la salida de balón de sus centrales. En el partido de Copa lo hizo a la perfección, principalmente en la primera parte. No fueron ni una ni dos las veces que jugadores como Puyol o Piqué tuvieron que deshacerse del balón con un pelotazo a la banda o hacia delante. Los culés estuvieron incómodos durante muchos minutos y en el primer periodo no merecieron la suerte que tuvieron de irse al descanso con las tablas en el electrónico.

Bien es cierto que en la segunda mitad el Madrid salió algo dormido y que el Barça fue superior durante varios minutos. Pero los de Mourinho supieron espabilar y reaccionar a tiempo y contaron con suficientes oportunidades como para haber remontado. De hecho, fue un partido tan espectacular que nadie se habría extrañado si hubiera acabado 4-1 ó 1-3. Hubo multitud de ocasiones claras en las dos porterías y cualquiera podría haber sido el resultado. Por eso, no es del todo malo viajar a Barcelona con un empate a solo un gol.

El Camp Nou es un campo que a este Madrid se le suele dar muy bien, pues en sus últimos cinco partidos allí ha logrado marcar dos goles. Es decir, que todo apunta a que el conjunto merengue marcará sí o sí en el partido de vuelta. La clave será, por tanto, conseguir evitar que los azulgranas hagan lo propio más veces. O lo que es lo mismo, intentar no perder. En Barcelona la estrategia de la presión y el contragolpe fulminante se puede elevar a la enésima potencia, pues es un campo con muchos espacios idóneo para explotar la velocidad de los delanteros madridistas.

 

No en vano, uno de los aspectos que se le suelen negar a Mourinho (uno de tantos) es que el portugués ha logrado pararle los pies al Barcelona en los duelos directos. Ha sido un proceso lento y laborioso, lleno de sinsabores marcado por el 5-0 inicial. Pero hoy en dia el Madrid puede presumir de serle indigesto al Barça. De los seis últimos partidos los culés solo han ganado uno, el de la ida de la Supercopa y por 3-2. Todo un equipazo al que le cuesta mucho 'meterle mano' al campeón de Liga.

Además, otro factor a tener en cuenta será el de los nervios de Messi. El argentino está desquiciado. Suele perder los papeles ante el Real Madrid. Su catálogo de gestos en los 'Clásicos' podría llenar muchas páginas, pues en estos encuentros siente de verdad lo que es la presión. Es muy triste ver como, tras cada uno de estos choques, los jugadores blancos son 'crucificados' mientras los culés santificados. Denunciar que Messi tuvo un comportamiento barriobajero es, para los medios barcelonistas, producto de una campaña de desprestigio. Ver para creer. Pero los hechos están ahí. Mientras Messi se dedicaba a escupir, a protestar y a insultar en un parking, Cristiano callaba y peleaba cada balón como si fuera el último. He ahí algunas interesantes diferencias.

En consecuencia, todo se decidirá en cuestión de algo más de tres semanas. Entonces empezará el verdadero reto del Madrid de esta temporada: doble duelo con el Barcelona y partido en Old Trafford para decidir los cuartos de final de la Champions. Hasta el martes pasado tenía muchas dudas de que el Madrid estuviera listo para afrontar todo lo que se le viene encima. Hoy ya nos las tengo. Jugando como el otro día no me cabe duda que este equipo puede llegar muy lejos. Esta plantilla quiere y puede. Más que suficiente para estar tranquilos.

 

Puede seguir a Jaime de Carlos en Twitter: @wordsentinel

Puede seguir a Defensa Central en Twitter: @defcentral

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información