Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Un 'Sansón' para levantar la Copa

  • "Con 26 años y la confianza de Pablo Laso, el 'Chacho' volvía a ser el joven que había maravillado hace ya tantos años en el Estudiantes. Ya no era un base más, era Sergio Rodríguez, uno de los jugadores de más talento de toda Europa"
Jaime de Carlos - La Opinión
Jaime de Carlos - La Opinión Jaime de Carlos - La Opinión

La trayectoria de Sergio Rodríguez desde su regreso de la NBA en el verano de 2010 ha sido claramente ascendente. Su paso por la mejor liga del mundo no fue todo lo positiva que a él le hubiera gustado, pues en los EE.UU no supieron entender su baloncesto lleno de fantasía. En Portland, primero, y Sacramento y Nueva York, después, prácticamente no contaron con él y le relegaron a una suplencia que acabó con su paciencia y provocó que diera un cambio de rumbo en su carrera para regresar a Europa y a la ACB.

 

Sin embargo, su  regreso a Madrid tampoco fue fácil. Con solo 20 años había probado a 'saltar el charco' y a su regreso ya era una persona mucho más madura, pero con una carencia de minutos sobre la pista que había frenado ligeramente su imparable progresión. Además, el basket de Messina no le benefició en su llegada, pues el juego del italiano no encajaba muy bien con su estilo fantasioso y espectacular a la hora de dirigir los encuentros. Sin llegar a estar mal, su aportación se limitó a la de ser un base complementario a Prigioni y, en ocasiones puntuales, a Llull.

Pero todo cambió con la llegada de Pablo Laso al equipo. Una vez más, su proceso de adaptación al técnico fue lento, incluso algo más que el del resto de la plantilla. Pero el 'Chacho' ya dio síntomas al final de la temporada pasada que estaba cerca de alcanzar la plenitud en su juego. Un buen trabajo que tuvo el premio de la llamada de Scariolo para regresar a la selección española cinco años después de su última aparición. La lesión de Ricky en Minnesota le dio esta oportunidad y el canario la agarró para colocarse la medalla de Plata de los JJ.OO de Londres.

Quizás en agosto se produjo este 'click' que le faltaba al base, pues el jugador volvió en septiembre como un hombre totalmente renovado. Por fuera apareció con una barba bastante curiosa a los James Harden, pero por dentro llevaba ya su mejor baloncesto. Con 26 años y la confianza de Pablo Laso, el 'Chacho' volvía a ser el joven que había maravillado hace ya tantos años en el Estudiantes. Ya no era un base más, era Sergio Rodríguez, uno de los jugadores de más talento de toda Europa.

 

 

Paradójicamente el reparto de responsabilidades entre los miembros de una de las mejores plantillas del continente le ha hecho dar un paso al frente. Sus números están ahí, pues el de San Cristóbal de la Laguna ha mejorado espectacularmente a nivel ofensivo. Porque aunque juega lo mismo en Liga Endesa que el año pasado (18 minutos de media), ha doblado su producción ofensiva (10 puntos por choque ahora por los 5 de antes) y ha mejorado mucho su tiro exterior. Tanto como para llevar un ¡50% en tiros triples!, muy por encima del 29% que acumulaba el año pasado a estas alturas de campeonato.

Con Draper y Llull en la competencia para dirigir al equipo, Rodríguez juega poco. Sin embargo, su baloncesto reparte caviar en sus contados minutos sobre la pista. El canario se reserva para los momentos importantes de los duelos, aparece cuando el rival está más cansado y los destroza a base de magia y talento. Se nota que está con confianza y su barba es la plasmación de que se encuentra muy cómodo consigo mismo. "Me la dejé después de las Olimpiadas por cambiar un poco, aunque es verdad que cuando las cosas salen mejor te ves bien. Me encuentro bien con la barba" ha dicho sobre ella. Todo un símbolo del 'Sansón' blanco. Con ella, la fuerza y el buen baloncesto están de su lado.

 

Puede seguir a Jaime de Carlos en Twitter: @wordsentinel

Puede seguir a Defensa Central en Twitter: @defcentral


Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información