Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Ramos no se mueve ni un ápice en su decisión

  • El jugador se mantiene firme y sigue solicitando que el club le traspase
El jugador se mantiene firme y sigue solicitando que el club le traspase
 Defensa Central Defensa Central

Sergio Ramos sigue tensando la cuerda. De hecho, no ha dejado de hacerlo en ningún momento durante las dos semanas. El central va muy en serio con su petición de ser traspasado, ya que considera que el club blanco no le ha tratado como él merece. Por eso no va a cambiar de postura en los próximos días salvo que el Madrid acceda a renovarle por las cantidades que él estima oportuno.

Tal y como asegura este viernes el diario 'Marca' su decisión es firme. Y él no es un tipo que suela cambiar de opinión cuando ya se ha decantado por algo. Nadie duda que su gran deseo sería continuar muchos años en el Real Madrid hasta acabar en él su carrera deportiva. Pero el mensaje que está trasladando al madridismo es que sería capaz de hacer este sacrificio y marcharse por una cuestión de orgullo. El jugador considera que la directiva merengue le prometió una ampliación de contrato que ahora no está cumpliendo, por lo que ha decidido llevar hasta el extremo su decisión y forzar la maquinaria para que el club le deje salir ya.

El motivo de esta anticipación de los acontecimientos está en su edad, ya que a los 29 años considera que podría firmar un contrato con otro club - probablemente el Manchester United - bastante lucrativo que además beneficiaría al Real Madrid al dejarle una buena cantidad de dinero. No está muy por la labor de aguantar dos temporadas más con la afición sabiendo que probablemente acabará no renovando, ya que le podría perjudicar a él y al propio equipo blanco.

Además, los hechos que se están produciendo en los últimos días están afectando a su imagen y Ramos no está por la labor de vivir una situación parecida a la de su amigo Casillas. Por eso sigue empeñado en marchase cuanto antes, aunque Florentino Pérez todavía confía en conseguir un 'milagro' de los suyos y lograr dar un golpe de timón a la situación en el último momento. Al menos al presidente todavía le queda la seguridad del pleno madridismo del jugador, y ese es un buen clavo ardiendo al que agarrarse.

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información