Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Mendes a De Gea: "No va todo como esperábamos, pero se hará"

  • El agente está traquilizando al portero ante el escaso avance de las negociaciones
El agente está traquilizando al portero ante el escaso avance
 Defensa Central Defensa Central

Poco a poco las hojas del calendario van cayendo y la situación de David de Gea sigue igual que cuando se marchó de vacaciones a principios de junio. Hoy por hoy sigue siendo jugador del Manchester United y no parece que vaya a dejar de serlo a corto plazo, por lo que el jugador ya se ha empezado a impacientar y su agente, Jorge Mendes, ha tenido que hablar con él para tranquilizarle.

La realidad es que la situación sigue tan bloqueada como la de Sergio Ramos en el sentido contrario. Actualmente no hay sintonía con el Manchester United en las dos direcciones, por lo que estos dos casos prometen seguir presentando su candidatura al 'culebrón' del verano. Aunque el que más lo está sufriendo es De Gea, quien ya se ve regresando el domingo a Manchester para comenzar la pretemporada el lunes. Lógicamente esta idea no le agrada nada, ya que allí tendrá que encontrarse con Louis Van Gaal, quien hace unos días admitía en declaraciones a 'Cuatro' estar "bastante enfadado" por todo lo que está ocurriendo.

Sin embargo, según 'El Confidencial' su agente Jorge Mendes ya ha charlado con él y le ha transmitido calma. El portugués le ha asegurado que "las cosas no están saliendo como esperábamos, pero tu fichaje por el Real Madrid se acabará haciendo". La cuestión es cuánto habrá que esperar para ello, si días, semanas o incluso más de un mes.

La situación ha llegado un punto en el que el orgullo de los dos clubes les dificulta ceder algo en estas dos negociaciones, ya que las fricciones entre ambos datan del verano pasado, cuando el Real Madrid puso uns condiciones bastante duras para traspasar a Di María. Ahora el United le está devolviendo la jugada con De Gea y con Ramos también 'flotando' en el ambiente. Hay, en definitiva, un 'caldo' de cultivo que precisa un período de maduración y enfriamiento antes de que se pueda dar todo por solucionado. Y esto va a provocar que, casi con total seguridad, al portero no le quede más remedio que verse las caras con su entrenador en cuestión de tres días.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información