Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El United 'mareó' a Keylor en la noche del lunes

  • Estaba a punto de volar para Manchester, pero tuvo que bajarse del avión
Estaba a punto de volar para Manchester, pero tuvo que bajarse del avión
 Defensa Central Defensa Central

Keylor Navas posiblemente nunca olvide lo que vivió en la noche del lunes 31 de agosto. En unas horas el portero pasó de ser del Real Madrid a tenerlo casi hecho por el United, para posteriormente volver a quedarse en el club blanco. Y todo porque el equipo inglés decidió 'marear la perdiz' a última hora, haciendo sorprendentes peticiones y movimientos cuando el mercado de fichajes estaba a punto de finalizar.

Estos días se asegura que el Real Madrid no ha tenido un buen comportamiento con Keylor Navas por haber decidido traspasarle para traer a David de Gea. Pero la sucesión de hechos acaecidos en las últimas horas del lunes día 31 demuestra que fue el United el que tuvo un comportamiento muy poco profesional con el 'tico'. Según el periodista de COPE Miguel Ángel Díaz, Keylor recibió una llamada a las cinco de la tarde para que se dirigiera a la Terminal 1 de Barajas, donde le esperaba un vuelo privado contratado por el United para que viajara a Manchester.

Sin embargo, el Real Madrid pidió al club inglés que pasara el reconocimiento médico en Madrid, dado que la operación corría prisa. Pero el Manchester se negó en primera instancia y el portero estuvo una hora y media en el avión esperando a viajar, hasta que por fin recibió 'luz verde' para pasar el reconocimiento médico en Valdebebas.

Así, eran ya más de las once y media de la noche cuando el jugador recibió el contrato de 16 páginas y lo firmó en una camilla después de que dos abogados lo revisaran. De hecho, estos en un principio solicitaron modificar una cláusula, pero la necesidad de premura hizo que se aceptara tal y como estaba, lo que a la postre fue insuficiente para que el papeleo se pudiera llevar a cabo a tiempo. Toda una 'odisea' que al final no sirvió para nada, aunque al menos Keylor ya tendrá una curiosa anécdota que contar durante el resto de sus días.

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información