Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El Real Madrid naufraga en el clásico

  • El equipo merengue perdió en el Bernabéu por 0-4.
Real Madrid 0-4 Barcelona
David Jorquera - Santiago Bernabéu David Jorquera - Santiago Bernabéu

Con unas medidas de seguridad espectaculares, hasta tres anillos de seguridad cubrían el Santiago Bernabéu, se presentaba el clásico del fútbol español. El Real Madrid, con la posibilidad de recortarle puntos a su eterno rival, contaba con su gente y con la recuperación de sus lesionados para hacer frente al Barcelona.

Lo cierto es que ya desde el arranque se vio que a los blancos les iba a costar adaptarse al partido. Hubo un par de acciones en las que el Madrid presionó bien, arriba, buscando a su rival. Sin embargo, con el paso de los minutos el equipo blanco no terminaba de llegar. No encontraba ni el balón ni la posibilidad de poder recuperarlo. La tela de araña entorno al balón que había montado el Barcelona, con Messi de inicio en el banquillo, fue demasiado fuerte para un Madrid en el que nadie conseguía parar a su rival.

Después de una buena jugada de Cristiano Ronaldo por la banda derecha, con un autopase que finalizó en despeje de Bravo, los de Benítez recibieron el primer golpe serio del encuentro. Una arrancada de Sergi Roberto, sorpresiva y rápida, pilló al Real Madrid en esas dos aguas en las que se estuvo moviendo. Nadie fue a parar al canterano culé. Cuando hubo algún conato de reacción, el balón le había llegado a Suárez y éste había marcado con un gran golpeo de exterior.

Si la salida de los blancos no había sido demasiado buena el golpe del gol le dejó al borde del K.O. El Barcelona bajó el ritmo con el balón, pero tenía al Real Madrid maniatado a la hora de sacar la pelota. Y es que a los de Benítez les costaba un mundo poder sacar jugado el esférico desde atrás con cierta nitidez. Jugadores como Modric, Kroos o Varane, habitualmente muy aseados todos ellos con el esférico, no conseguían encontrar a sus compañeros de ataque.

Con desventaja en el marcador y con las ideas muy poco claras, al Real Madrid le llegó el segundo golpe en el mentón. Un balón interior sobre Neymar, rondando la posición de fuera de juego, terminó con definición del brasileño por bajo. El 0-2 le ponía al cuadro blanco las cosas más que complicadas, especialmente por las sensaciones que estaba dejando, más que por el propio resultado en sí.

Ficha técnica

Real Madrid 0: Keylor; Danilo, Ramos, Varane, Marcelo  (Carvajal 58’); Kroos, Modric, James (Isco 55’), Bale; Cristiano y Benzema

Barcelona 4: Bravo; Alves, Piqué, Mascherano (Mathieu 27’), Alba; Busquets, Iniesta (Munir 76’), S. Roberto, Rakitic; Suárez y Neymar

Goles: 0-1 Suárez (10’), 0-2 Neymar (39’), 0-3 Iniesta (53’), 0-4 Suárez (75’)

Árbitro: Fernández Borbalán. Amonestó a James, Alves, Sergio Ramos, Carvajal, Busquets. Expulsó a Isco (86’)

Estadio: Santiago Bernabéu.

El encuentro entraba en la recta final de la primera parte y, con el Bernabéu bastante enfadado, una jugada colectiva del Barcelona sacada bajo palos por Marcelo, hacía romper al estadio blanco en un griterío contrario al comportamiento de su equipo durante el primer acto.

La segunda parte no iba a ser más que una prolongación de una noche que el madridismo no guardará entre sus favoritas. Sólo un arranque de corazón en los tres primeros minutos del segundo acto, con una jugada de Marcelo que acabó en el lateral de la red, y otra de James Rodríguez que acabó con un buen chut desde fuera del área, sirvieron como intento de reacción.

El problema para el Real Madrid fue que sus opciones se quedaron en nada y que, además, el Barcelona a la primera que tuvo en el segundo acto y hizo diana. El 0-3 de Iniesta fue una losa demasiado pesada para un equipo, el blanco, que en ningún momento mostró poder de reacción al duro golpe que estaba recibiendo. Eso sí, el marcador sufriría un nuevo movimiento contrario a los blancos, con el tanto de Suárez tras superar a Navas en el uno contra uno.

En la recta final del partido el Madrid tuvo alguna opción de marcar el tanto de la honra, pero Bravo también tuvo una gran actuación y lo evitó. El pitido del árbitro puso el punto y final a una noche terrible para el madridismo que habrá que olvidar a la mayor brevedad posible.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información