Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El Real Madrid hace los deberes con susto al final

  • El equipo madridista se clasificó matemáticamente como primero de su grupo tras un buen partido durante 75 minutos pero con un final demasiado relajado (3-4).
Shakhtar 3-4 Real Madrid
David Jorquera - La Crónica David Jorquera - La Crónica

Tras el duro golpe recibido en el clásico, el Real Madrid se jugaba en Ucrania la posibilidad de dejar cerrada de forma matemática la primera plaza de su grupo de Champions. Una circunstancia que cobrará especial relevancia a la hora de afrontar el sorteo de octavos de final.

 

Benítez ya había avanzado rotaciones en la previa del encuentro ante el Shakhtar. No se sabía el número, pero sí que la cuantía podía ser importante. Ramos y Marcelo eran fijos por sus lesiones, y a ellos se sumaron jugadores como Keylor Navas, Danilo, Kroos, James y Benzema. Este es el verdadero comportamiento que, si las lesiones le respetan, veremos en Benítez a partir de ahora. Como él mismo dijo, es un entrenador al que le gusta rotar. Y con una gran plantilla lo tiene más fácil.

Lo cierto es que desde el primer minuto de partido se vio al Real Madrid con la lección aprendida. El golpe del clásico seguía fresco, por eso era vital comenzar el partido bien conjuntado, tocando el balón y cometiendo pocos errores. La idea era coger confianza a partir de la circulación del balón. De hecho, no habían pasado ni dos minutos de partido y los blancos ya estaban generando una gran oportunidad de marcar. Una buena arrancada de Kovacic desde el centro del campo, con pase a Modric, terminó en un remate alto de Cristiano Ronaldo con la pierna izquierda.

El dominio de la pelota pertenecía casi de forma exclusiva al cuadro de Benítez. Con Casemiro haciendo de hombre escoba, Modric e Isco tocaban mucho el cuero con la intención de mover a los ucranianos de sus posiciones. Fue precisamente con un pase al hueco de Modric la forma en la que el Real Madrid abriría el marcador. El croata le puso el balón largo para la carrera de Bale que, más rápido que la defensa y el portero, consiguió meter la pierna para poner el balón al segundo palo, lugar en el que apareció la cabeza de Cristiano Ronaldo para conseguir el 0-1.

El partido estaba bastante controlado por parte del Real Madrid y sólo la lesión (una más a sumar a la larga lista de la temporada) de Varane podía hacer torcer el gesto a los madridistas. El francés quedó tendido en el suelo y no pudo seguir, obligando a Benítez a mover sus piezas con la entrada de Danilo como lateral zurdo pasando a Nacho al centro de la zaga. Fue después de ese cambio, y antes de la llegada del descanso, cuando el Real Madrid perdió algo del control que había tenido. No sufrió ocasiones peligrosas de gol, pero sí que los ucranianos se habían quitado el traje del miedo que les había acompañado durante gran parte del primer acto.

Después de ‘envalentonarse’ en la recta final del primer acto parecía importante para el Real Madrid tener una buena entrada en el segundo tiempo. A buen seguro que si a Benítez le hubieran pedido un guión de lo que debía ser su inicio de segundo acto hubiera firmado con sangre algo idéntico a lo que terminó sucediendo en Ucrania.

Ficha técnica

Shakhtar 3: Pyatov, Ordets, Rakitskiy, Azevedo (Dentinho 64’), Stepanenko, Fred, Bernard, Marlos (Taison 61’), Robin, Teixeira y Gladkiy

Real Madrid 4: Kiko Casilla; Carvajal, Varane (Danilo 31’), Pepe, Nacho, Casemiro, Kovacic, Modric (Kroos 61’); Isco, Bale (Benzema 70’) y Cristiano Ronaldo

Goles: 0-1 Cristiano Ronaldo (17’), 0-2 Modric (49’), 0-3 Carvajal (52’), 0-4 Bale (70’), 1-4 Teixeira (77’), 2-4 Dentinho (83’), 3-4 Teixeira (88’)

Árbitro: Bas Nijhuis (NED). Amonestó a Stepanenko, Carvajal, Danilo

Estadio: Arena de Lviv.

Apenas cuatro minutos después de iniciarse la segunda parte el Real Madrid daba un golpe casi definitivo al partido con el 0-2. Un balón largo de Casemiro buscando a Cristiano Ronaldo terminó con asistencia del portugués para la llegada desde atrás de Luka Modric. El croata, al primer toque, buscó un golpeo duro que dejó sin reacción al portero local.

El Madrid le había dado el golpe de gracia al partido, pero no tardó más de tres minutos en volver a desnudar al Skakhtar con otro gol. Iba a ser uno de los que reaparecían tras lesión, Dani Carvajal, el que se inventaría un golazo con la pierna izquierda desde el lateral derecho del ataque madridista. El 0-3 parecía la sentencia a un partido muy serio del Real Madrid.

El equipo de Benítez estaba concediendo poco a su rival y, además, estaba teniendo mucha pegada cada vez que se acercaba al área rival. De hecho, antes de ser sustituido, Gareth Bale se marcó una de sus espectaculares carreras por la banda izquierda para servirle a Cristiano Ronaldo el 0-4.  Un gol que a la postre iba a ser más importante de lo que parecía en ese momento.

Y es que los minutos finales iban a ser los peores del Real Madrid en el partido. Tanto, que el Shakhtar se llegó a poner 3-4 merced a un regalo arbitral en forma de penalti, y dos tantos en la recta final del encuentro que terminaron poniendo al Real Madrid a un único tanto de diferencia de su rival. Los blancos, excesivamente relajados, dieron alas a los ucranianos y estos se subieron a las barbas merengues. Un final de partido demasiado tenso e igualado de un Madrid que estuvo 75 minutos a gran nivel pero que desconectó de tal manera que ensució con su actuación final un partido que había conducido de forma brillante durante gran parte del mismo.

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información