Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El Madrid volvió a ser sólido y ganó justamente en Eibar

  • Los goles de Bale y Cristiano Ronaldo le dieron el triunfo al equipo de Benítez en Ipurúa (0-2).
Eibar 0-2 Real Madrid
David Jorquera - La Crónica David Jorquera - La Crónica

Tras disputar 78 grandes minutos en Liga de Campeones, al Real Madrid le esperaba en Eibar un equipo trabajado, unido y que en casa suele multiplicar su peligro. Los locales todavía tenían clavado como un puñal el 0-4 que los blancos les habían endosado la pasada campaña, de ahí que hubiera un ambiente por todo lo alto en la ciudad aprovechando la visita de los de Rafa Benítez.

Como sucediera en Ucrania, la puesta en escena del Real Madrid en el partido fue buena. Ritmo alto de juego, aceptado también por un Eibar que no jugaba a encerrarse, y con participación de casi todos los jugadores. Kroos y Modric la tocaban rápido a pesar de la presión local. También James que, volcado sobre la banda derecha, hacía dupla en ese lugar con Carvajal. Y es que el Real Madrid tenía muy claro que si no circulaba con velocidad la pelota siempre acababa llegando un jugador del Eibar para interrumpir el movimiento. Las dimensiones del terreno de juego favorecían ese tipo de defensa.

Los blancos tardaron 15 minutos en encontrar su primera gran ocasión de peligro. Fue James Rodríguez, con un balón a la espalda de la defensa, el que encontraba el desmarque en profundidad de Cristiano Ronaldo. El portugués controló el balón y al intentar superar por arriba la salida del portero local, Riesgo, se encontró con los brazos del ex cancerbero de la Real Sociedad que estuvo salvador en esa jugada.

El partido por momentos se convirtió en un toma y daca en el que el Real Madrid llevaba la voz cantante ante un rival que se dejaba hasta el último aliento por presionar cada intento de salida de balón desde atrás del cuadro de Benítez.

Sin embargo, el conjunto blanco conseguiría abrir el partido en un momento clave. Justo antes del descanso, en una jugada a balón parado, Modric centraba al primer palo para que Bale rozara con la cabeza el balón con la suficiente suavidad y dirección para superar la salida del portero del Eibar y conseguir el 0-1. Corría el minuto 43 y el tanto blanco adquiría en ese momento la categoría de psicológico. Un Bale que, por cierto, un minuto después estuvo cerca de lograr el 0-2 tras un gran control en el área que terminó despejando Riesgo.

Ficha técnica

Eibar 0: Riesgo; Capa, Pantic, Dos Santos, Juncà; Dani García, Adrián (Verdi 70’), Escalante; Saúl Berjón (Hajrovic 86’), Sergi Enrich (Arruabarrena 86’) e Inui

Real Madrid 2: Navas, Carvajal (Benzema 85’), Pepe, Nacho, Danilo, Kroos, Kovacic (Casemiro 78’), Modric, James (Lucas 64’), Cristiano Ronaldo y Bale

Goles: 0-1 Bale (43’), 0-2 Cristiano Ronaldo (82’)

Árbitro: Gil Manzano. Amonestó a Dos Santos, Kovacic, Pepe, Bale, Lucas, Escalante

Estadio: Ipurúa.

El inicio de la segunda parte siguió por los mismos derroteros con los que había finalizado la primera. El Real Madrid continuaba dominando el balón, controlaba el partido, pero el Eibar seguía presionando los puntos fuertes de la sala de máquinas del cuadro de Benítez. Kovacic, con varias arrancadas seguidas, era el jugador madridista que parecía menos vigilado por los locales y que más peligro podía generar.

El partido estaba vivo pues el 0-1 no dejaba nada por cerrado. Por eso cobraba especial importancia la pésima decisión tomada por el árbitro del partido, Gil Manzano, de no pitar un penalti clarísimo de Juncá sobre Cristiano Ronaldo por un empujón por detrás que el árbitro se comió de forma clamorosa y que provocó el lógico enfado del jugador, de sus compañeros y hasta de Rafa Benítez desde la banda. Una jugada, la del penalti no señalado, que dejó contrariado a Cristiano Ronaldo. Quizá por eso, el portugués marró poco después un mano a mano con Riesgo tras un buen balón interior de Lucas Vázquez.

Fue precisamente el canterano Lucas el principal ‘culpable’ de que el Real Madrid terminara el partido sin el agobio de contar con un único gol de ventaja. Una buena acción suya por la derecha terminó en un claro penalti de Dani García. La pena máxima la lanzó Cristiano Ronaldo que no falló. Engañó a Riesgo golpeando con el interior y poniendo el definitivo 0-2 con el que el Real Madrid se llevó la victoria de Eibar tras un partido muy trabajado, con mucha seriedad y que se llevó de forma merecida.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información