Ir a versión clásica Ir a versión móvil

13 derbis sin perder

  • El Atlético lleva mordiendo el polvo desde octubre de 1999
Rubén Cañizares - Madrid Rubén Cañizares - Madrid


Un derbi madrileño entre los dos grandes de la capital de España: Real Madrid y Atlético de Madrid es uno de los partidos más especiales y bonitos de la temporada en el fútbol español, pero es que, además, en la última década, es sinónimo de triunfo merengue y batacazo colchonero. El Real Madrid lleva 13 derbis sin conocer la derrota o, lo que es lo mismo, el Atlético de Madrid no sabe lo que es ganar al equipo madridista desde la temporada 1999-2000. Un 30 de octubre de 1999, en el Santiago Bernabéu, en la jornada 10ª de dicha campaña, el conjunto rojiblanco ganó al Madrid por 1-3 con dos goles de Hasselbaink y uno de José Mari. Han pasado casi nueves años de aquel triunfo colchonero, justo en el año del descenso del Atlético a Segunda. Nueves años y trece derbis en los que la entidad del Manzanares muerde el polvo una y otra vez cuando juega contra su eterno rival, el Real Madrid.

Desde aquella victoria en el Bernabéu, se han disputado siete derbis en el Vicente Calderón y seis en el Santiago Bernabéu con un balance de 8 triunfos del Madrid y cinco empates. Entre estos resultados destacan varias goleadas del equipo blanco en el feudo de los colchoneros: dos 0-3 y un 0-4 con Ronaldo como auténtica pesadilla de Atlético de Madrid. Triunfos que supusieron un antes y un después en el devenir del equipo rojiblanco en la Liga. Y es que cuando el Madrid llega al Calderón y le pasa por encima a los rojiblancos, éstos acusan el golpe durante varias semanas e incluso meses.

LA PASADA TEMPORADA, DOS DE DOS

Los dos últimos derbis, disputados la pasada temporada son un fiel reflejo de lo que está pasando en las últimas campañas. Dos triunfos blancos. El primero, en la jornada 1, con el estreno de Sneijder en el Bernabéu a lo grande: marcó el tanto de la victoria (2-1). En la vuelta, en el Calderón, el Atlético de hizo el harakiri a los 30 segundos cuando Pablo le regaló una pelota a Robinho que sóilo tuve que pasar a Raúl para que empujase a las mallas el 0-1. Después, a pesar del empuje colchonero, Van Nistelrooy, al filo del descanso, mataba el partido con el 0-2 y se cerraba otro fiasco del Atlético y un nuevo triunfo blanco. Esperemos que mañana no cambie la historia.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información