Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El vestuario, encantado con la llegada de Zidane

  • La plantilla 'celebra' en su mayoría que el francés sea el nuevo entrenador del equipo
La plantilla 'celebra' en su mayoría que el francés sea el nuevo entrenador del equipo
Defensa Central Defensa Central

El nuevo entrenador del Real Madrid, Zinedine Zidane, ha sido recibido con ilusión por la plantilla blanca. El desencanto con Rafa Benítez era evidente desde hacía mucho tiempo y el nombramiento del francés ha dejado feliz al vestuario.

Florentino Pérez tuvo que tomar una difícil decisión tras el empate en Mestalla. La mala relación de Rafa Benítez con un sector de la plantilla estaba generando una situación insalvable a nivel deportivo. Y por este motivo el presidente decidió darle a Zidane el cargo y despedir al de Aluche, con mucho dolor aunque muchos no lo quieran ver. Florentino considera que, a día de hoy, era la mejor solución. Pero los responsables también son los jugadores y no se irán de rositas. A partir de ahora serán observados con lupa y en verano podría haber salidas relacionadas con el despido de Benítez...

Sea como sea, en este momento el vestuario vuelve a estar contento con la llegada de Zidane, un entrenador que es del gusto de los jugadores por su pasado glorioso como futbolista, por su carisma y porque ya conoce a la plantilla tras haber sido segundo entrenador del primer equipo en el primer año de Ancelotti, conquistando Liga de Campeones y Copa del Rey aquella temporada. Zidane exigirá trabajo a los jugadores, pero es cierto que el carácter del francés es distinto al de Benítez y conjuga mejor con el de la mayoría de los futbolistas de la primera plantilla.

Zidane no ha tenido hasta la fecha ninguna experiencia a nivel de élite como entrenador, pero su basta experiencia como futbolista y su año y medio en el Castilla le han servido para ser tenido en cuenta por el Real Madrid. El francés ha adquirido conocimientos como técnico de los mejores entrenadores del mundo, tanto en su etapa como jugador como durante su fogueo en los banquillos, y sabe perfectamente cómo meter mano al vestuario.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información