Ir a versión clásica Ir a versión móvil

La FIFA malinterpretó las normas en la implicación de los hijos de Zidane

  • La clave de su error está en el cambio de domicilio de la familia por el fichaje del jugador
La clave está en el cambio de domicilio de la familia por el fichaje del jugador
 Defensa Central Defensa Central

Una de las razones que más mueven al optimismo del Real Madrid para intentar revocar la sanción que le ha impuesto la FIFA está en la denuncia errónea por la situación de los dos hijos mayores de Zinedine Zidane, Enzo y Luca. Ambos nacieron en Francia y se trasladaron a vivir a España en 2001 después de que su padre fichara por el conjunto blanco. Algo que de por sí ya debería habilitarles para ser canteranos merengues, pero que el organismo futbolístico ha negado por una mala interpretación de la norma.

Cuando los servicios jurídicos merengues leyeron este jueves el dossier entregado por la FIFA la estupefacción no pudo ser mayor. Entre los 8 futbolistas que el organismo señalaba en situación 'ilegal' se encontraban los dos hijos mayores de Zidane. La razón, una lamentable interpretación del 'Artículo 19.2' del Reglamento sobre el Estatuto y la Transferencia de Jugadores, el cual en su punto a) limita la inscripción de menoreas extranjeros a los casos en los que sus "sus padres cambian su domicilio al país donde el nuevo club tiene su sede por razones no relacionadas con el fútbol".

No hace falta saber mucho de Derecho para entender que el artículo se refiere a que los padres no pueden cambiar de domicilio expresamente por el fichaje de su hijo por un club de fútbol. Sin embargo, la FIFA ha dado la vuelta a la normativa y ha acusado de irregularidades al Real Madrid porque Zidane cambió de domicilio para fichar por el club blanco. Es decir, pasó de vivir en Italia a hacerlo en España por el fútbol. En su caso su llegada a Madrid no tuvo nada que ver con sus hijos, sino que estos con el tiempo demostraron dotes para este deporte y se ganaron un sitio en el club blanco.

Por lo tanto, se trata de una interpretación 'kafkiana' de la normativa que busca aprovechar su poca claridad para poner un aprieto al Real Madrid. Aunque ahí no termina el colmo del absurdo, ya que la madre de los jugadores y esposa de Zidane, Véronique, es francesa hija de inmigrantes españoles. Por lo tanto ella es española de origen y sus hijos no pueden ser considerados como extranjeros en el país. Otro motivo más de peso para dejar en ridículo las acusaciones de la FIFA y conseguir que en unos meses la Justicia dé al traste con la injusta sanción que se le ha impuesto.

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información