Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Esto es lo que el 'Cholo' quería

  • Los 'lloros' del argentino valieron dos puntos en el Santiago Bernabéu
Los 'lloros' del argentino valieron dos puntos en el Santiago Bernabéu
 Defensa Central Defensa Central

El 'Cholo' Simeone ha demostrado muchas cosas en estos cuatro años que lleva en Madrid. No solo que es un magnífico entrenador, quizá uno de los cinco mejores del mundo. También que es un 'trilero' de cuidado, un experto de la psicología inversa que consigue lo que quiere utilizando a los medios de comunicación como altavoz de su edulcorada doctrina de la humildad y el esfuerzo.

Al argentino ahora le molesta bastante que la prensa le pregunte una y otra vez por lo que dijo en junio pasado cuando aseguró que veía la "Liga peligrosamente preparada para el Real Madrid" por el hecho de que el club blanco sólo había ganado un título de los últimos siete disputados. Pero él es al mismo tiempo esclavo y beneficiario de sus palabras. Así, mientras que en la salas de prensa se dedica a esquivar esta cuestión en el banquillo disfruta de todas las ventajas que le está brindando haber hablado de esta forma para presionar y condicionar los arbitrajes en contra del Real Madrid.

De hecho, este sábado estas declaraciones le valieron dos puntos. El madridismo ya estaba con la 'mosca' detrás de la oreja cuando descubrió que el derbi lo iba a arbitrar Clos Gómez. Y el aragonés no defraudó a nadie, porque volvió a regalarle el partido al Atlético al no señalar un clarísimo penalti de Gabi sobre Danilo cuando restaban poco más de diez minutos para el final del choque. El Real Madrid atacaba con todo en ese momento y el brasileño se disponía a centrar en el interior del área cuando el capitán atlético le trabó de forma evidente y le tiró al suelo. Pero Clos no quiso saber nada y pidió al brasileño que se levantara con ostensibles gestos.

Hoy seguramente Simeone esboce una sonrisa de satisfacción cuando revise el partido del sábado. Podrá repetir la jugada una y otra vez y decirse a sí mismo "buen trabajo". Porque su plan le ha salido a la perfección, de la 'Liga preparada para que la gane el Real Madrid' se ha pasado a la 'Liga preparada para que no la gane el Real Madrid'. Al fin y al cabo su estrategia era maestra, ya que si los blancos la ganaban siempre podría haber dicho: "ya lo dije"; mientras que ahora no le importa haber quedado mal sabiendo que ha conseguido justo lo que buscaba. Así es él, un pícaro que recibe aplausos en una sala de prensa a pesar de haber intentado a agredir a Varane en la final de Champions; y que es capaz de manipular a unos y otros con decir una simple frase.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información