Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El secreto mejor guardado para ganar el clásico

  • El Real Madrid tiene claro por dónde debe atacar al Barcelona.
Cristiano Ronaldo y Alves Cristiano Ronaldo y Alves
Cristiano Ronaldo pugna con Alves por un balón
Rubén Gómez Rubén Gómez

En la rueda de prensa del pasado miércoles Gareth Bale dio una pista interesante para que el Real Madrid pueda ganar el clásico ante el Barcelona. El galés aseguró que Zidane les había pedido que a los de Luís Enrique había que “atacarles” para poder ganarles.

La palabra ‘atacar’ puede englobar muchos aspectos, se puede realizar de muy diversas maneras y una de ellas es la que pretende explotar al máximo el Real Madrid. Ese punto flaco que Zidane y los suyos quieren hacer corriente de alimentación de peligro para la meta local será la banda derecha de la defensa culé, la zona izquierda del ataque blanco, es decir, atacar siempre que se pueda a Alves.

El jugador brasileño del Barcelona es el punto más flojo de la parcela defensiva del equipo de Luís Enrique. Nunca ha sido un gran defensor, pero con el paso de los años sus carencias defensivas se han ido multiplicando. Por eso, Zidane y sus hombres saben que la espalda de Alves puede proporcionarles muchas alegrías si saben atacarla de forma correcta.

El Real Madrid, volcado a la izquierda

En principio serán Cristiano Ronaldo y Marcelo los que tendrán la misión de ‘desnudar’ a Alves en la parcela defensiva, pero no será nada extraño ver que Bale, Benzema o incluso Modric y Kroos se vuelquen hacia esa zona del terreno de juego para tratar de buscarle las cosquillas al brasileño. Además, el cansancio por los viajes largos para jugar con su selección podría ser una ayuda extra para lo que busca el Real Madrid con Alves, un jugador que ofensivamente puede generar peligro pero que lo que gana arriba lo pierde abajo con creces.

Por eso, la idea de Zidane es clara. Llevar el balón de forma rápida a la banda izquierda para buscar el mano a mano contra Alves. Si el cuero circula de forma fluida y con velocidad el brasileño no tendrá las ayudas de los centrales o de Busquets, que son las que suelen taparle sus claras carencias defensivas. El Madrid ha encontrado el punto más débil del Barcelona y la idea es tratar de aprovecharlo desde el primer minuto del partido. 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información