Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Falcioni: "A James hay que mimarle, que se siente importante"

  • Julio César Falcioni
Julio César Falcioni Julio César Falcioni
Julio César Falcioni
Marta Hernando Marta Hernando

Julio César Falcioni, el que fuera entrenador de James Rodríguez en Banfield, ha asegurado que al jugador del Real Madrid hay que mimarle y hacerle sentir importante para que pueda sacar lo mejor de sí mismo, según ha explicado en una entrevista en el diario Marca.

Qué hacer con James Rodríguez
“A James hay que mimarle. Yo siempre le daba una caricia y una ‘bofetada’ para ‘despertarlo’ con el fin de que no bajase su rendimiento. James es un jugador de una estirpe de los que no aparecen todos los días. Hay que hacerle sentir importante. Hay que saber darle el valor adecuado por todo lo que produce, porque es terrible lo que un jugador puede rendir cuando lo haces sentir importante”.

Exigencia en el Real Madrid
“Destacó mucho en el Oporto y el Mónaco, e imagino que la exigencia que debe haber en el Real Madrid no le ha dejado todavía demostrar lo que ha dado en Portugal y Francia, pero sé que todavía no ha dado todo lo que ha podido demostrar”.

Mucha presión sobre James Rodríguez
“Me imagino que James tiene un peso enorme sobre su espalda por la magnitud que significa el club donde está. Aún así, él sabe que tiene un futuro muy grande por delante y tiene la personalidad suficiente para salir adelante porque conozco su capacidad”.

El futuro
James no tiene un techo futbolístico. Con él no me equivoqué. Con su trabajo y su honestidad ha conseguido llegar hasta donde está porque siempre se preocupó por crecer. Aún hoy todavía le falta mucho para dar. Tiene condiciones para jugar donde quiera. Fue titular y figura de un equipo campeón en Argentina con 18 años, en un fútbol donde hay muchos roces y es difícil sobresalir. Si sobrevivió a eso, puede destacar dónde él quiera”.

James Rodríguez, en Argentina
“Estaba muy solo aquí y en una oportunidad que vino a visitarlo su madre tuve una charla con ella, le dijimos que su hijo tenía una gran futuro y le pedí que se quedara en la ciudad para estar a su lado para cuidarlo, para hacerle las comidas que a él le gustaban, para que James tuviese cariño cada vez que regresara del club y ella aceptó. Esa decisión de su mamá fue importante porque para cualquier chico de esa edad, el cariño familiar es determinante. Con todo eso a su alrededor fue creciendo de una manera impresionante porque se sentía arropado”.

Cuando conoció a James Rodríguez
“Cuando nosotros llegamos al club nos encontramos con un 'pibe' de 17 años que tenía unas condiciones asombrosas. Apreciamos que sus condiciones técnicas podían mejorar y le cambiamos su posición en el campo porque pensábamos que mandándolo a la banda le podíamos sacar mejor provecho a su talento. Jugaba de '10' y aquí (en Argentina) esa posición requiere de mucha responsabilidad y no creíamos que él tenía que soportar eso”.

Hacerle crecer poco a poco
“Buscamos evitar que eso le obnubilara en su crecimiento y le dimos un papel menor importante dentro del equipo para que fuese creciendo poco a poco y se sintió muy cómodo. Pensamos en ese momento que podía desarrollar mejor su juego sobre la banda, en una posición fija y sin que le pongan una marca especial, sin la necesidad de que esté pensando siempre pensando en crear juego. Con eso le quisimos dar más libertad a su juego, lo fue entendiendo en los entrenamientos, supo aprovechar su condición física, su visión como buen jugador que es y mire hasta donde llegó”.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información