Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Bale lideró la remontada heroica del Real Madrid

  • El galés marcó dos goles en el triunfo merengue por 2-3 en Vallecas tras ir 2-0 abajo.
Gareth Bale Gareth Bale
Gareth Bale celebra un gol
David Jorquera David Jorquera

El inicio del partido en Vallecas casi coincidía con la llegada de la lluvia a Madrid. Zidane, que hizo varios cambios en la alineación respecto a lo que se esperaba, como la entrada de jugadores como Jesé o Kovacic, tenía claro que los tres puntos en ante el Rayo iban a ser tan importantes como complicados de ganar.

Buena puesta en escena merengue

Bien es cierto que la entrada al partido de los blancos fue muy buena. El Madrid cortó cualquier posible conato de empuje de los vallecanos quitándoles el balón y presionando en campo contrario. De hecho, Gareth Bale estuvo muy cerca de abrir el marcador con un gran golpeo desde fuera del área que se estrelló contra el palo izquierdo de la portería local.

El Rayo golpeó primero

Sin embargo, el que golpeó primero fue el Rayo. Sin Casemiro en el campo por sanción, las transiciones de los vallecanos más que peligrosas para el Real Madrid. Bebé, en una buena jugada por la derecha, ponía un balón al borde del área pequeña que era rematado a la red por Embarba a pesar de que Marcelo intentó impedir casi sobre la línea que la pelota entrara.

La lluvia, protagonista del partido

Al Real Madrid le tocaba remar contracorriente. Esta vez la frase hecha era casi una realidad, pues la lluvia tomaba especial protagonismo por su fuerza e intensidad. De hecho, muchos jugadores no terminaban de adaptarse a las condiciones del terreno de juego y se pasaban más tiempo intentando no resbalar que jugando la pelota.

Falta de contundencia y 2-0

Para colmo de males, y en un nuevo ejemplo de la endeblez de la defensa del Real Madrid, el Rayo marcaba el segundo gol de la tarde. Un saque de esquina tocado casi a partes iguales por Amaya y Varane acabó en los pies de Miku, más rápido que nadie, para que lo empujara a la red de Keylor Navas. No se había llegado al minuto 15 y los blancos tenían que hacer una remontada ‘tipo Wolfsburgo’ para no dejarle la Liga casi en bandeja a sus rivales.

La posesión no se correspondía con el marcador

El Real Madrid intentaba meterle mano a un Rayo bien colocado y pertrechado. En esta ocasión la posesión era claramente merengue, con cerca del 60%, pero lo realmente importante, el resultado, le era demasiado esquivo a sus intereses. Hacía falta un golpe de efecto, ser más directos, buscar las bandas, en definitiva, tocar un botón que cambiara una dinámica que había puesto el partido para el Real Madrid casi tan negro como el cielo que presidía el partido en la capital.



Bale, gran gol de cabeza

Una de esas variantes para acortar diferencias en el marcador podía ser el juego a balón parado, una de las armas mejor explotadas esta temporada por el Real Madrid. Y fue precisamente tras un saque de esquina tocado por Kroos y rematado perfectamente por Gareth Bale la forma en la que los blancos lograban poner el 2-1 en el marcador. El galés se anticipó a todos y tuvo la potencia en el cuello suficiente como para hacer rotar el balón al palo contrario. Un gran gol que no dispuso de tiempo para la celebración. 

Benzema pidió el cambio

El resultado era contrario para los intereses del Real Madrid, pero la distancia se había acortado. Una señal para la esperanza. Eso sí, Benzema hacía que los madridistas volvieran a torcer el gesto después de pedir el cambio por un golpe en la rodilla. En principio no parecía grave, pero tras lo de Cristiano de hace unos días, la 'BBC' se ponía casi en cuarentena. 

Lucas Vázquez, golazo a lo Santillana

El paso por el vestuario le sirvió como trampolín al Real Madrid. Los de Zidane recargaron pilas y salieron a buscar el partido como si no hubiera un mañana (que no lo había). Por eso, la importancia que supuso el golazo de Lucas Vázquez fue mayúscula. Danilo ejerció de extremo, llegó hasta la línea de fondo, y puso un centro magistral para llegada del canterano. El 'pequeño' Lucas, de apenas 1,73 de altura, remató de cabeza como el mejor Santillana, por la escuadra. Todo un golazo que metía a su equipo en el partido.

Bale, salvador para el Real Madrid

El partido entraba en la recta final y el Real Madrid necesitaba marcar un gol como fuera. Quedaban 10 minutos y a los de Zidane no les servía el 2-2. Por eso, la aparición estelar de Bale, aprovechando un error en la entrega del Rayo, iba a ser decisiva para que el de Gales se marchara por velocidad de Amaya y por bajo superara la oposición de Juan Carlos. El ‘11’ blanco se echó al equipo a la espalda y le guió a un triunfo vital para seguir peleando por la Liga gracias a una remontada de campeón. 

 

Ficha técnica

Rayo Vallecano 2: Juan Carlos; Tito (Rat 77’), Amaya, Crespo, Quini; Trashorras, Jozabed (Iturra 53’); Pablo (Javi Guerra 53’), Embarba, Bebé y Miku

Real Madrid 3: Keylor, Danilo, Varane, Pepe, Marcelo, Kovacic (James 77’), Kroos, Isco, Bale, Jesé (Modric 63’) y Benzema (Lucas 41’)

Goles: 1-0 Embarba (7’), 2-0 Miku (13’), 2-1 Bale (35’), 2-2 Lucas (51’), 2-3 Bale (80’)

Árbitro: Hernández Hernández. Amonestó a Jozabed, Crespo, Kovacic, Iturra, Trashorras, Amaya

Estadio: Vallecas.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información