Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Simeone consumó su histórico ridículo

  • Aseguró que veía la Liga "peligrosamente preparada" para el Real Madrid
Simeone en un partido de esta temporada Simeone en un partido de esta temporada
El 'Cholo' quedó en evidencia por intentar pasarse de listo
Defensa Central Defensa Central

Diego Simeone es uno de esos técnicos que en su país llaman 'cancheros'. El argentino se las sabe todas e intenta jugar todas las bazas que tiene en su mano para acabar sacándole partido. Pero el problema es que no siempre las cosas le salen como a él le gustaría e incluso los hechos pueden acabar dejándole en uno de los ridículos más espantosos que se recuerdan.

El 'Cholo' intentó pasarse de listo cuando el pasado verano aseguró que veía la Liga "peligrosamente preparada" para que la ganara el Real Madrid. Su argumento era que los blancos habían conquistado un único título en los últimos siete años, por lo que optó por tirar la piedra y esconder la mano al insinuar que el club blanco podría ser beneficiado por los colegiados. Sin embargo, diez meses después el tiempo le ha dejado en su sitio: en concreto, en el de entrenador 'bocazas' que ha acabado haciendo el ridículo por no poder esconder su antimadridismo.

Y es que la lección que se ha llevado de esta Liga ha sido de las que hacen época. Más que nada porque el Barcelona ha logrado el título gozando de 10 penaltis a favor que el Real Madrid, además de haber sufrido cuatro expulsiones menos que los merengues. De hecho, los culés han batido el registro histórica de penas máximas favorables en una temporada, con 19 en total. Por eso resulta llamativo que Simeone no haya vuelto a abrir la boca desde sus desafortunadas palabras. Es evidente que la Liga culé le ha dejado satisfecho porque ha evitado que se la llevara su gran rival, de forma que no tiene motivo de queja a pesar de lo ocurrido. 

Los hechos saltan a la vista y que cada uno juzgue lo acaecido, aunque al 'Cholo' no le va a quitar el sueño su metedura de pata. De hecho se podría decir que ha conseguido lo que buscaba, que no era otra cosa que condicionar la situación para que los arbitrajes no regalaran nada al Real Madrid. Incluso lo que se ha visto ha sido justo lo contrario, por lo que probablemente dé por bueno su espantoso ridículo y ya esté pensando cómo ponerle un nuevo palo a la rueda madridista para la final de la Champions

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información