Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Así ha reaccionado el vestuario blanco a las provocaciones culés

  • La indiferencia en el Real Madrid es tal que, según la Cope, la filosofía blanca es la de "no ofende quien quiere, sino quien puede".
Así ha celebrado el vestuario la clasificación para la final de Milán Así ha celebrado el vestuario la clasificación para la final de Milán
Vestuario del Real Madrid
Rubén Gómez Rubén Gómez

El Barcelona puede seguir ganando títulos, con ayudas arbitrales descaradas como ha sucedido en esta Liga, que siempre será un equipo segundón. La razón es que hay miembros del equipo culé que viven obsesionados con el Real Madrid, equipo al que no pueden olvidar y que se les debe aparecer en las peores pesadillas a más de uno.

Los intentos de ofensa hacia el Real Madrid de jugadores como Piqué, Alves o el entendido en ganado porcino, Stoichkov, no han tenido ningún tipo de respuesta por parte de los jugadores madridistas. Y no la va a haber porque en el Bernabéu tienen cosas más importantes en las que pensar en estos momentos, como por ejemplo esa final de la Liga de Campeones que los integrantes del Camp Nou tendrán que ver por televisión.

De hecho, según apunta Cope, el Madrid no se ha sentido ofendido en ningún momento porque “no ofende quien quiere, sino quien puesde”. Por eso, desde el Bernabéu han optado por hacer “oídos sordos” a todas esas provocaciones que llegan desde Barcelona.

Es entendible que los culés intenten desviar la atención de lo que puede ser la Undécima Copa de Europa para el Real Madrid, una conquista que dejaría en pañales la Liga de los escándalos arbitrales lograda por los catalanes. 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información