Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El Real Madrid dominó al Atlético en su mejor faceta

  • Los blancos superaron a los rojiblancos en las jugadas a balón parado
Pepe remata de cabeza en la final Pepe remata de cabeza en la final
Pepe remata de cabeza en la final del sábado
Enrique Martínez Enrique Martínez

En la final de Milán, el Real Madrid se impuso con creces en uno de los puntos fuertes del Atlético de Madrid. Si es verdad que la copa se decidió en penalti, también lo es que el equipo de Zidane mejoró notablmente a los del Cholo en varios aspectos claves del juego, sobre todo en uno: las jugadas a balón parado. 

La empresa Join SP analiza millones de datos durante todo el partido para encontrar esa clave que hace que un partido se decante de un lado o hacia otro. Evalúan rendimientos y comportamientos, pero al final en un deporte como el fútbol, a veces todos estos parámetros quedan en un segundo plano. 

El Atlético de Madrid siempre se ha caracterizado por ser un equipo muy poderoso en el juego aéreo. Gran parte de su éxito se basa en preparar a conciencia las jugadas a balón parado, pero los blancos, que también han hecho una gran temporada en este aspecto, superó con creces a los rojiblancos en este tipo de acciones. 

El Real Madrid mejoró de un 12% a un 20% su influencia en el juego de ataque, mientras que los del Calderón no generaron ningún peligro, cuando habitualmente es la quinta parte de su potencial ofensivo. Sin duda que el haber dominado a lo largo del partido las jugadas a balón parado fue imprescindible para que la Undécima esté ya en las vitrinas del Bernabéu.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información