Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El resumen de la temporada: James Rodríguez

  • Analizamos el rendimiento del colombiano en una temporada difícil para él
James celebra uno de sus goles de esta temporada James celebra uno de sus goles de esta temporada
James Rodríguez no ha podido mejorar sus estadísticas de la pasada temporada
Jaime de Carlos Jaime de Carlos

James Rodríguez ha puesto punto y final a una de las temporadas más duras de su carrera deportiva. Lejos de consolidarse en el equipo como estaba previsto tras su magnífico primer año en España, el jugador no ha terminado de convencer a Rafa Benítez y Zinedine Zidane, por lo que ha acabado convirtiéndose en un suplente de lujo que, a pesar de todo, no ha dado mal rendimiento.

El colombiano ha sido 'víctima' de la enorme competencia que hay en el Real Madrid. Los dos técnicos que han pasado por el banquillo pusieron toda su confianza en él nada más llegar al equipo, pero James no terminó de alcanzar el punto de forma idóneo y poco a poco fue desapareciendo de los onces hasta convertirse en el decimosegundo o incluso decimotercer futbolista del plantel. De hecho, que solo tuviera 23 minutos de participación en los últimos cuatro partidos que disputó el equipo blanco en la Champions League demuestra que a la hora de la verdad su rol fue muy diferente al del curso pasado.

Y es que James ha pasado de jugar la pasada temporada 3.520 minutos repartidos en 46 partidos a tener cerca de la mitad este curso (1.858 minutos en 32 duelos). Lo cual ha provocado que su aportación al equipo se haya visto reducida casi en la misma proporción, ya que en esta temporada 2015/16 ha logrado 8 goles y 10 asistencias (7 tantos y 8 pases en Liga); mientras que en su primera campaña en el fútbol español ayudó al equipo con 17 dianas y 18 asistencias (13 goles y 13 pases en el campeonato doméstico).

Al menos sí puede darse por satisfecho por haberse mantenido en buena salud, ya que únicamente tuvo que afrontar una lesión muscular a principio de la temporada que le tuvo cerca de dos meses fuera de los terrenos de juego. Tras su regreso en el Sevilla-Real Madrid del pasado mes de noviembre el cafetero no volvió a sufrir ningún percance de relevancia - más allá del golpe en el hombro que sufrió en Roma -, así que pudo estar a disposición de su entrenador en la mayoría de los partidos. Un pequeño consuelo para él en un curso para olvidar en lo futbolístico pero muy valioso en lo humano, ya que seguramente le haya servido para madurar y fortalecerse en el plano psicológico.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información