Ir a versión clásica Ir a versión móvil
19 septiembre 2016

Casilla salvó al equipo con una parada vital

  • Con 0-0 en el marcador le detuvo un mano a mano a Baptistao
Casilla durante el partido contra el Espanyol Casilla durante el partido contra el Espanyol
Casilla
Alejandro Albaladejo Alejandro Albaladejo

Kiko Casilla jugó ayer un partido muy especial. El portero catalán volvió a enfrentarse al equipo que le permitió dar el salto al Real Madrid. El cancerbero está aprovechando la perfección la oportunidad de ser titular y frente al Espanyol, una vez más, fue determinante. 

La lesión de Keylor Navas le ha abierto las puertas de la titularidad y Kiko Casilla no está dispuesto a desaprovecharlo. El Espanyol no tuvo muchas ocasiones de gol, pero las que tuvo fueron desbaratadas por el canterano blanco. En la primera parte, todavía con 0-0 en el marcador, detuvo un mano a mano a Leo Baptistao que pudo cambiar el devenir del partido. 

Un fallo en defensa dejó al delantero brasileño con el balón controlado dentro del área, pero el acierto de Casilla impidió que el conjunto blanquiazul se adelantara en el marcador. En la segunda mitad, ya con 0-2 en el luminoso, volvió a aparecer. Un disparo de Caicedo golpeó en un zaguero merengue, pero gracias a una gran estirada evitó que el Espanyol se acercara en el marcador. 

No suele acaparar portadas y el foco mediático se centra otros jugadores, pero Casilla ha logrado en este inicio de temporada algo que el curso pasado parecía imposible: que el equipo no eche de menos a Keylor Navas. Ayer, frente al Espanyol, dejó de nuevo su puerta a cero y salvó a los suyos en un momento clave del encuentro con esa parada a Baptistao.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información