Ir a versión clásica Ir a versión móvil
24 octubre 2016

Zidane, la envidia en Barcelona, desata el escozor culé

  • Los medios culés intentan envenenar atacando al técnico blanco con invenciones y chorradas de nula credibilidad.
Zidane Zidane
Zidane manteado
Rubén Gómez Rubén Gómez

Es evidente que en el Diario Sport siguen muy dolidos por la Champions League que ganó el Real Madrid la pasada temporada con Zidane como referente. El odio de este periódico catalán hacia el técnico del Real Madrid no es más que una muestra del miedo y acongoje que provoca en Barcelona que en el Bernabéu esté un entrenador capaz de ganar una Liga de Campeones en apenas seis meses. De ahí la ‘bilis’ que sueltan cada vez que pueden.

Este medio pro-culé se atreve a asegurar que el madridismo ya no quiere a Zidane. FALSO. Habría que decirle al Sport que se pasara por el Bernabéu cuando cantan las alineaciones y se grita el nombre de Zidane. Si eso no es cariño…

Igual habría que recordarles a los desmemoriados redactores del Sport que fueron ellos los que quisieron correr a gorrazos al entrenador de su Barcelona. Después de aquella derrota ante la Real Sociedad en enero del 2015, Luís Enrique fue martilleado por la prensa culé hasta el punto de querer echarle porque estaba siendo una rémora para el club. Eso sí, ahora van de amigos y colegas del entrenador ¡Los valors se extienden desde el campo de fútbol a las redacciones de Barcelona!

Lo curioso del caso es que el Sport acusa a Zidane de complacer a jugadores como Ramos y Cristiano y convertirse en un ‘colega’ de los jugadores. Evidentemente lo que nadie sabe es que este medio catalán tiene oídos en el vestuario del Bernabéu y conoce a la perfección los comportamientos del entrenador del Madrid. Eso sí, cuando es Luis Enrique el que les manda a paseo en las ruedas de prensa o veta preguntas de los periodistas todo son carcajadas y pasadas por el aro ¡Viva la hipocresía! 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información