Ir a versión clásica Ir a versión móvil
06 noviembre 2016

Bale refuerza su estatus y el liderato del R.Madrid

  • El Real Madrid se impuso al Leganés por 3-0 con dos goles del delantero galés.
Celebración gol de Bale Celebración gol de Bale
Celebración del gol de Bale
David Jorquera David Jorquera

Se esperaba una mañana lluviosa y fría en la capital de España para el duelo entre el Real Madrid y el Leganés. Por suerte, el líquido elemento se borró del partido, cosa que los madridistas que acudieron al estadio agradecieron de forma especial. Eso sí, ni las previsiones ni el ‘caché’ del rival evitaron que a las 12.00 horas de un domingo el Bernabéu presentara una asistencia Top. A buen seguro que se repetirá horario antes o después.

Floja puesta en escena

Si decimos que la primera parte fue un trámite del que se salvaron los 10 últimos minutos haríamos justicia poética a los visto en el Bernabéu. El Leganés comenzó presionando muy arriba a un Real Madrid algo perezoso. Sólo Kovacic con sus arrancadas explosivas parecía entonado para hacerle daño al equipo visitante.

Cristiano, activo

La precisión no estaba siendo el fuerte del Real Madrid. Los de Zidane perdían muchos balones, la gran mayoría de ellos en entregas relativamente cómodas, y no terminaban de meterle el ritmo necesario al partido. Cristiano Ronaldo se mostró activo, moviéndose por todo el frente de ataque, pero tampoco conseguía dar con la tecla que le hiciera desarbolar al Leganés.

Isco-Bale, sociedad para el 1-0

Lo mejor del primer acto, sin ninguna duda, llegó en los 10 últimos minutos. Gareth Bale se iba a convertir en el protagonista totalitario de este tramo de encuentro. En primer lugar abriendo la lata gracias a una gran pelota interior de Isco a la espalda de la defensa del Leganés. El galés se presentó delante de Serantes, consiguió driblarle con algo de fortuna, y  a puerta vacía sólo tuvo que gritar el gol mientras empujaba el cuero a la red.

Mateu Lahoz dejó su pésimo sello

38 minutos fue lo que tardó en realizar el primer disparo a puerta el Real Madrid, señal inequívoca de que los blancos no habían estado nada cómodos en el encuentro. Y mucho menos cuando Mateu Lahoz, árbitro del encuentro, empezó a dejar sus pinceladas y ramalazos desesperantes para los jugadores. Cristiano Ronaldo vio amarilla por protestar tras recibir una patada brutal que no marcó ni siquiera como falta. Kroos también fue castigado con tarjeta por una falta light.

Y el colmo llegó cuando Bale recibió un claro empujón por la espalda en un salto que el árbitro no señaló como falta y que terminó en un remate desviado del Leganés. Por cierto, comportamiento feísimo el de los pepineros por no echar el balón fuera con el galés tirado en el suelo, cosa que minutos antes sí que hicieron los blancos. El fair play sólo cuando interesa.



Bale, gol sobre la bocina

Con el público y los jugadores calientes con el árbitro y el descanso ya acechando, el Madrid anotaría el 2-0 en la última jugada del primer acto. Un balón colgado al área por Kroos, tocado de rebote por Morata en el segundo palo, volví a encontrar la pierna salvadora de Bale en área pequeña para empujar a la red el segundo gol de la mañana. El galés volvía a demostrar instinto de ‘cazagoles’ en la jugada y acercaba el encuentro a la sentencia. 

Bale, cerca del hat trick

El Real Madrid había dejado mejores sensaciones en el marcador que en el juego durante la primera parte. Quizá por eso la puesta en escena en el segundo acto fue muy diferente por parte de los de Zidane. De hecho, en apenas tres minutos de la reanudación, Bale tuvo dos grandes ocasiones de marcar. En ambas se encontró con buenas respuestas del portero visitante. 

Keylor Navas evitó un gran susto

El encuentro entró en una fase de calma que parecía beneficiar al Real Madrid. Los blancos seguían teniendo el dominio del encuentro y se acercaban con cierta frecuencia al área del Leganés, eso sí, sin generar ocasiones de verdadero peligro. De hecho, el Leganés aprovechó un despiste de la zaga merengue al tirar al fuera de juego para que Szymanowski se plantara delante de Keylor Navas. El portero merengue estuvo hábil, comiéndole terreno al delantero, y muy acertado al sacar el balón rematado por el delantero argentino. 

Morata, premio a su constante pelea

Después de la intervención de Keylor Navas, el Real Madrid tuvo la mejor de las respuestas posible. El Leganés estaba en esa fase donde tenía que decidir si terminaba de abrirse para buscar el posible 2-1 o si se conformaba con el 2-0 que imperaba en el electrónico. Al final, fue el equipo merengue el que puso fin al debate con el gol de Morata. El canterano hacía bueno un pase interior de Kroos para presentarse delante del portero y superarle por el palo corto. Había sido una mañana de pelea constante del delantero madrileño y la cerraba con el premio del gol.

Objetivo cumplido

Para el Real Madrid es otro premio contar con un jugador como Bale, ahora mismo, el faro ofensivo más eficaz del equipo. El objetivo era llegar como líderes al parón por las selecciones y se cumplió. Volvió Modric y la portería se dejó a cero. Un buen sabor de boca que desde la cima de la Liga siempre sabe bien. 

Ficha técnica

Real Madrid 3: Keylor Navas; Carvajal, Varane, Nacho, Marcelo; Kroos, Isco (James 68’), Kovavic (Modric 61’); Bale, Cristiano Ronaldo y Morata (Lucas 81’)

Leganés 0: Serantes; Bustinza, Mantovani (Víctor Díaz 81’), Insua, Diego Rico; Unai López, Martín, Rubén Pérez (Luciano 68’), Gabriel, Machís (Omar 54’); y Szymanowski.

Goles: 1-0 Bale (38’), 2-0 Bale (45’), 3-0 Morata (76’)

Árbitro: Mateu Lahoz. Amonestó a Machís, Cristiano Ronaldo, Kroos, Nacho, Insua, Mantovani, Omar, Víctor Díaz

Estadio: Santiago Bernabéu. 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información