Ir a versión clásica Ir a versión móvil
19 noviembre 2016

Benzema sí, pero con condiciones

  • Zidane y el jugador se han marcado unos límites para el derbi de este sábado
Zidane indica a Benzema durante un partido Zidane indica a Benzema durante un partido
Benzema no podrá jugar todo el partido ante el Atlético
Jaime de Carlos Jaime de Carlos

El viernes Benzema se convertía en una de las grandes noticias del derbi, ya que el futbolista lograba entrar en la convocatoria para el partido tras haber arrastrado problemas musculares durante las dos últimas semanas. Sin embargo, este hecho no esconde que el delantero está entre algodones y que no podrá ayudar al 100 % a sus compañeros a ganar en el Calderón.

Si algo ha dejado claro Zidane en los 10 meses que lleva como primer entrenador del Real Madrid es que él no fuerza a sus jugadores tocados o lesionados. Él ha sido futbolista y sabe lo peligroso que es jugar sin estar totalmente bien, ya que siempre hay riesgos de recaídas y de incluso empeorar las lesiones. Por eso su política como entrenador siempre va a ser la de proteger a sus jugadores e intentar evitar que fuercen o adelanten su recuperación de forma innecesaria. Solo si los doctores dan totalmente su visto bueno sus futbolistas podrán tener de nuevo minutos.

Por eso si el partido de esta noche (20:45 horas, Movistar Partidazo) hubiera sido uno más, Karim Benzema probablemente no tendría ni un solo minuto. Pero resulta que el choque no es uno más, sino que es el encuentro más importante de lo que llevamos de temporada - a excepción de la final de la Supercopa de Eurocopa -. Lo cual ha provocado que Zidane modifique excepcionalmente su política de 'riesgo 0' y haya decidido incluir a su compatriota en la convocatoria.

La decisión viene a ser un premio para el propio Karim, quien se ha machacado muy duro en las dos últimas semanas para estar en este partido. El primero que ha tenido ilusión en llegar al mismo ha sido el jugador y para ello ha trabajado. De hecho, se podría decir que ha cumplido su objetivo primordial, ya que ha conseguido que el cuerpo médico merengue le diera el alta. Incluso ha tenido la oportunidad de ejercitarse y entrenar con sus compañeros en Valdebebas durante un par de días, por lo que se podría decir que está apto para volver a calzarse las botas.

Listo sí, en forma no

De todas formas, por si Zidane fuera el '9' habría aguantado una semana más sin jugar. Pero como decimos, el derbi es especial para todo el mundo. Los blancos sacan 6 puntos en la clasificación a este rival directo por la Liga y la distancia entre perder y ganar es abismal: en caso de derrota el Atlético volvería a meterse en la pugna por la Liga, mientras que en caso de victoria prácticamente quedaría descartado. Así que, bajo esta tesitura, todo jugador será bienvenido para intentar conseguir los tres puntos.

Además, no se puede olvidar que el otro delantero utilizado por Zidane, Morata, está lesionado. Bien es cierto que también está Mariano, aunque el canterano está teniendo un papel residual en esta temporada. Por eso la presencia de Benzema cobra tanta importancia, ya que es el único ariete puro de la plantilla con la experiencia necesaria para 'asustar' al Atlético. Pero la cuestión es hasta qué punto Karim podrá ayudar al equipo, porque es evidente que no está ni mucho menos a tope.

Ante esta situación el jugador y el técnico ya han hablado y consensuado un plan para el derbi de este sábado. La intención inicial es que el futbolista empiece el choque en el banquillo del Vicente Calderón. Y en función de cómo discurra el partido tenga minutos en la segunda parte. En este sentido el límite sería de 45 minutos, es decir, toda la segunda mitad al completo. Aunque si Zidane puede reducir esta cifra así lo hará, siempre pensando en el bien del jugador y en lo que está por venir. Por eso cobra vital importancia que el equipo pueda tener bien encaminado el choque en el tramo final, aunque conociendo al Atlético esto no parece nada sencillo.

Por lo pronto, la idea es que Lucas Vázquez sea el jugador que acompañe de inicio en el ataque a Cristiano y Bale. El gallego actuará de enlace con el centro del campo y se convertirá en el cuarto mediocampista cuando el equipo colchonero tenga el esférico. De esta forma Zidane ganará en equilibrio a pesar de la baja de Benzema y se guardará la baza de su compatriota por si todo se complica durante el partido. Se trata de un plan que suena muy bien a priori y que tiene un doble objetivo: permitir que el Real Madrid rinda a la perfección en una plaza tan complicada como el Calderón y, de paso, no se olvide de que lo que tiene por delante - Sporting de Portugal, Borussia Dortmund, Barcelona o Sevilla - también será importantísimo.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información