Ir a versión clásica Ir a versión móvil
28 noviembre 2016

Nacho, el jugador que nunca deja de crecer

  • Está viviendo la temporada de su confirmación con central del clase mundial
Nacho en el partido ante el Sporting de Gijón Nacho en el partido ante el Sporting de Gijón
Nacho no deja de sorprender al madridismo
Jaime de Carlos Jaime de Carlos

Nacho Fernández no tiene tope. A sus 26 años es un futbolista que está demostrando que nunca deja de crecer. Durante años ha hecho del compromiso y el esfuerzo sus señas de identidad, lo que le ha permitido llegar al primer equipo y conseguir algo realmente complicado para cualquier jugador profesional: afianzarse en el mejor club del mundo y convertirse en un futbolista imprescindible.

El propio jugador aseguraba unas semanas que él quería dejar atrás el 'sambenito' de que es un jugador que siempre cumple para pasar a ser el futbolista que siempre hace todo muy bien. Y va camino de ello, porque esta temporada ya ha jugado 760 minutos y está demostrando que aunque el equipo tenga la baja de jugadores como Ramos, Pepe o Varane él siempre va a estar a un nivel excelso que permitirá que no se noten sobre el campo sus ausencias.

Y es que Nacho es el hombre que lo hace todo. No solo es uno de los jugadores más polivalentes de la plantilla - puede jugar en cualquier posición de la defensa -, sino que también es un futbolista que en momentos concretos puede sumarse al ataque de forma magnífica. Su golazo hace unas semanas a la Cultural Leonesa lo demuestra, aunque este no es el único ejemplo. El pasado sábado, sin ir más lejos, sirvió en bandeja a Cristiano su segundo gol ante el Sporting de Gijón con un soberbio pase con su pierna menos buena, la zurda.

Así pues, su constante crecimiento es innegable. Hoy Nacho Fernández es muchísimo mejor jugador que cuando llegó al primer equipo en la temporada 2012/13. En estos cuatro años el madrileño ha crecido como persona y como profesional y ya ha empezado a ganarse el derecho de ser considerado uno de los mejores defensas de Europa. Y es que no cabe duda de que si no jugara en el Real Madrid podría ser perfectamente titular en cualquier otro club del Viejo Continente. En cualquiera, porque calidad y aplomo tiene de sobra para codearse entre los 'cracks' del mundo del balompié.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información