Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Raúl, Bueno y mucha vergüenza

  • El hat-trick de Raúl y el gol del canterano no evitaron el ridículo mayúsculo del equipo
Real Madrid 4 - 3 Real Unión, la crónica
Miguel Queipo de Llano - La Crónica Miguel Queipo de Llano - La Crónica

Fue Raúl, tres goles, 300 en su carrera en partido oficial con el Madrid ya, y Bueno, un debut que invita al optimismo. Y vergüenza, mucha vergüenza. El Real Unión , gracias a un cabezazo de Eneko Romo que hubiera firmado Santillana, eliminó al Real Madrid de la Copa del Rey y dejó desnudas todas las carencias de la plantilla: había lo que había, y no hay más. Y con esto hay que tirar, y encima Raúl acabó medio tocado, como Cannavaro y Metzelder. Ante el Valladolid, Schuster va a tener que convocar al Infantil A.

Fue Raúl, tres goles, 300 en su carrera en partido oficial con el Madrid ya, y Bueno, un debut que invita al optimismo. Y vergüenza, mucha vergüenza. El Real Unión , gracias a un cabezazo de Eneko Romo que hubiera firmado Santillana, eliminó al Real Madrid de la Copa del Rey y dejó desnudas todas las carencias de la plantilla: había lo que había, y no hay más. Y con esto hay que tirar, y encima Raúl acabó medio tocado, como Cannavaro y Metzelder. Ante el Valladolid, Schuster va a tener que convocar al Infantil A.

La eliminación blanca fue merecida, merecidísima, porque no sólo se trata de que algunos le pongan casta, sino de jugar al fútbol con algo de mordiente, lo cual es un detalle importante. La primera parte blanca fue, sencillamente, horrorosa. No sólo porque Raúl diera el susto y pareciera que acababa en el parte de lesionados, más largo ya que la lista de los Reyes Godos, sino porque las sensaciones que dejó el equipo sobre el césped fueron para poner los pelos de punta. La plaga de rotos ha dejado al equipo con lo puesto, una mano delante y otra detrás, y hay muchos, demasiados, jugadores sin confianza (Sneijder, Metzelder, Saviola, Van der Vaart). Y los que la tienen no atraviesan por su momento más glorioso, precisamente.

Eso le pasó a Metzelder, siempre desubicado. O a Salgado, que se empeñó en emborronar las sensaciones que dejó en el segundo tiempo ante el Málaga, aunque luego, tras un pelotazo en las mismísimas, recuperó el tono. Pero en ese primer acto, el gallego quiso despejar un balón mal defendido por Marcelo con su habitual patada de Kung-Fú y esta vez se quedó con el molde: Abasolo, y sólo se habían cumplido 13 minutos de partido, adelantó al Real Unión, que no sólo por la vestimenta parecía el Flamengo.

Los irundarras habían saltado descarados al césped del coliseo blanco, el mismo que pisaban por la mañana como unos turistas japoneses más, y entre el pajarón madridista, sus ganas de lucirse en un recinto mundialmente famoso y la música de viento que soplaba desde la grada casi desde los cinco minutos de encuentro, se sintió en su salsa. Edouard, portero de los visitantes, no fue inquietado ni una sóla vez durante la primera parte hasta...

Hasta que se disfrazó de tener y entonó su aria: un balón a la olla de Marcelo, mejor subiendo que dando confianza a la zaga, lo midió desastrosamente mal. El balón iba casi a la frontal del área, él se quedó clavado entre el borde del área pequeña y el punto de penalti y Raúl, casi sin querer, le batió de cabeza. 298 goles del capitán. Antes del descanso, Medina Cantalejo se puso el uniforme de cumple-órdenes, el de los domingos y los miércoles, aunque el partido se jugara en martes: golito anulado a Saviola por orsay cuando estaba casi dos metros en posición correcta. Lo de siempre.

En la segunda parte, los primeros ímpetus blancos volaron de un sopapo: un centro de Larrainzar desde Cibeles atravesó como un cuchillo la mantequilla entre Metzelder y Javi García para que Salcedo diera de nuevo ventaja a los visitantes, aunque un minutillo después Raúl elevara de nuevo las tablas. Fue el momento de Bueno, quien pareció que decantaba el partido definitivamente del lado madridista: su gol, golazo, y su estorbo a Edouard en el tercero de Raúl parecía que le daban el pase a un Madrid pálido, pálido, pálido... Pero llegó el cabezazo de Eneko Romo, y con él la vergüenza mayúscula. Fracaso. Fracaso notable. Y no hay más peros.

 

LA FICHA DEL PARTIDO

Real Madrid

4

3

R. Unión

Dudek; Salgado, Metzelder, Cannavaro (Javi García 46'), Marcelo; Sneijder, Gago, Van der Vaart; Raúl, Saviola (Higuaín 80') y Drenthe (Bueno 60') Edouard; Larrainzar, Iglesias, Berruet, Gurrutxaga; A. Sanz, Beobide; Manu García, Abasolo (Goikoetxea 72'), Seguro (Eneko Romo 54'); y Salcedo (Juan Domínguez 62')

Goles

0-1 (14'): Manu centra desde la banda izquierda tras mala marca de Marcelo, Salgado mide fatal el salto y Abasolo, tras controlar mal, fusila a Dudek.

1-1 (36'): Balón a la olla de Marcelo, Edouard se queda a media salida y Raúl, casi desde el punto de penalti, le bate de cabeza.

1-2 (49'): Impresionante pase de Larrainzar desde su campo a Salcedo, que se interna entre los centrales y supera a Dudek.

2-2 (50'): Buena jugada entre Saviola y Raúl y el Siete marca a placer.

3-2 (69'): Golazo de Bueno desde la frontal, con rosca y a la escuadra izquierda de Edouard.

4-2 (86'): Centro de Raúl desde la izquierda, Bueno estorba a Edouard y el balón se cuela en la portería irundarra.

4-3 (89'): Impecable cabezazo de Eneko Romo ante el que nada puede hacer Dudek.

Árbitro

Medina Cantalejo, andaluz. Amonestó a Metzelder (25'), a Seguro (27'), a Salcedo (38'), a Sneijder (62') y a Aitor Sanz (82').

Incidencias

Estadio Santiago Bernabéu. Unos 60.000 espectadores, cerca de un millar seguidores del Real Unión.

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información