Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Canobbio castiga al Madrid y a Schuster

  • El Madrid cayó en Valladolid poniéndole ganas, pero sin mordiente. Canobbio aprovechó un despiste blanco justo tras el descanso para poner al entrenador alemán al borde del despido
Valladolid 1 - 0 Real Madrid, la crónica
Miguel Queipo de Llano - La Crónica Miguel Queipo de Llano - La Crónica

No hubo suerte en Valladolid. El Madrid no fue peor que los albivioletas, que castigaron a la zaga blanca en un despiste justo tras el descanso para llevarse el encuentro, pero hincaron, otra vez, la rodilla. La crisis blanca suma un nuevo episodio y la destitución de Schuster parece cada vez más cerca, aunque el equipo puso hasta la última gota de sudor en pos del empate y sólo el mal fario le dejó sin puntos en el Nuevo José Zorrilla.

Sorprendió Schuster con la alineación de salida: Javi García protegiendo las espaldas a Gago, el canterano al ruedo en un momento delicado. Sneijder fue el damnificado, y dicen que cuando se enteró no se lo tomó demasiado bien. El alemán renunció a las bandas, retrasó a Raúl y dejó a Van der Vaart e Higuaín en la punta de ataque. Las líneas parecían mucho más juntas, al estilo de la temporada pasada, aunque el juego no llega a ser lo fluído que lo fuera antaño, todo es demasiado previsible cuando el equipo maneja el balón, pese al sobreesfuerzo del cinco argentino, omnipresente en ataque y defensa.

Tras unos minutos de tanteo, el Valladolid fue el primero que se aproximo sobre el área de un Iker vestido de Raúl, blanco inmaculado. Un testarazo de García Calvo lo sacó bajo palos Marcelo, con el meta madridista ya vencido. Eso sirvió para que Higuaín tomara el mando: primero, con una ocasióna la contra que despejó bien Asenjo y luego, en una jugada anulada por Fernández Borbalán en la que se plantó ante el meta pucelano y fue derribado: era penalti y expulsión, pero el colegiado pitó un orsay que de serlo lo tuvo que ser por el pellejo de una morcilla.

Fueron dos acciones aisladas, porque el primer tiempo transcurría en el centro del campo, sin achuchones a los porteros, excepto un susto en el que se metió solo Casillas al despejar con el pie y que acabó con un cabezazo que pudo provocarle un disgusto. Con Guti sobreexcitado por alguna decisión arbitral que le perjudicó, el Madrid dejó de rondar el área de Asenjo, aunque al menos al equipo se le notaba cohexionado: había comunicación, todos se animaban... pero el juego no llegaba, y así se llegó al descanso.

El mazazo llegó nada más comenzar la segunda mitad, con el gol de Canobbio. No es que el Valladolid hiciera más que el Madrid, pero se encontró primero con la oportunidad para adelantarse, y es que la zaga blanca se durmió en el gol de Canobbio. Al uruguayo le dio tiempo a tomarse un mate antes de fusilar a Casillas. El tanto le dio algo de alma al Madrid, hasta entonces desangelado: a trancas y a barrancas, pero con espíritu. Higuaín probó a Asenjo de cabeza, tras una serie de rebotes y en escorzo, pero sin suerte, la que sí tuvo Casillas cuando tras un córner y un despeje pin-ball de Cannavaro, García Calvo casi sobre la línea la echase fuera.

Entró Sneijder por un Van der Vaart que ni se sentó en el banquillo a ver el resto del partido, la Navidad se acerca y algunos se ponen pavos. Pero la fuerza que tuvo el Madrid tras el gol encajado había desaparecido, algo que mejoró algo la entrada de Drenthe por Marcelo, aunque el Sub-21 oranje sigue demasiado aturullado. El diez blanco dispuso de una doble ocasión con sendos derechazos cruzados desde la frontal que Asenjo, mal que bien, logró abortar, como casi al final sacó milagrosamente un mano a mano con Raúl que hubiera sido el empate, justo antes de la roja a Heinze.

El Madrid siguió apretando en un rush final en el que todos sacaron la casta, con el central argentino ya en la caseta. Bajo palos salvó Pedro López un remate de Cannavaro, Guti vio cómo alguien metió una milagrosa pierna para sacar por encima del larguero un remate envenenado... Pero el casillero blanco se quedó a cero. Y así no se gana.

Ni un pero se le puede poner al Madrid. Ninguno. Cada uno de los catorce protagonistas puso sobre el césped lo que pudo, hasta el último gramo de sudor, pero no había nada que hacer: ahora mismo, y con lo que hay, el Madrid está abandonado a la suerte de los chispazos individuales. Así ganará partidos, sin duda, pero la Liga parece demasiado lejana. Si nadie le pega a la nave blanca un golpe de tirón, sea un nuevo técnico, refuerzos o ambas cosas, la temporada puede hacerse muy, muy larga.

LA FICHA DEL PARTIDO

Valladolid

1

0

R. Madrid

Asenjo; Pedro López, L. Prieto, García Calvo, Marcos; Á. Rubio, Vivar Dorado; P. León (Borja 70'), Canobbio (J. Baraja 82'), J. Sesma; y Víctor.

Casillas; Sergio Ramos, Cannavaro, Heinze, Marcelo (Drenthe 70'); Javi García (Saviola 82'), Gago, Guti; Higuaín, Raúl y Van der Vaart (Sneijder 63').

Gol

1-0 (48'):Pedro León centra desde la derecha, Canobbio baja el balón, se lo acomoda y fusila a Casillas desde el punto de penalti.

Árbitro

Fernández Borbalán (andaluz). Expulsó a Heinze (88') por doble amarilla. Amonestó a García Calvo (15'), Van der Vaart (33'), Guti (36'), P. León (51'), Gago (73'),Canobbio (76') y Heinze (87').

Incidencias

Nuevo José Zorrilla.

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información